martes, agosto 11, 2009

Si los cerdos volaran.


El miércoles me marcho a Miami, El Salvador y Costa Rica a dar conferencias. La maleta, as always, es dejada para el final. Siempre me gustaría hacerla con tiempo y dejarla al lado de la puerta. Pero la maleta se resiste con uñas y dientes, quiere ser atendida justo al final.

Como me marcho de viaje, la nevera no ha sido respuesta desde hace tiempo. Desde hace tres días la variedad de mi comida ha disminuido. Ahora está casi vacía. Seguiré gastando congelados. ¿Quién me mandaría comprar tantas bolsas de guisantes? ¿Quién me sugeriría aprovisionarme de tanta pechuga de pavo sin colesterol? Ahora hay que gastarlo.

Hoy es uno de esos días que acaban con la nada agradable impresión de haberme ocupado de mil pequeñas cosas que no me han dejado dedicarme a las importantes. Con un amigo (que casualidad, también tiene 40 años) hablaba de que a cierta edad las pequeñas cosas te invaden el día. Como si te hubieras dedicado a las importantes antes de los 40, y después las cosas nimias lo invadieran todo.

Ah, leo que Hugo Chávez comenta que la presencia de Estados Unidos en Colombia puede generar una guerra. En medio del aburrimiento de las noticias, día tras día, semana tras semana, Hugo me alegra los noticiarios. Se le puede leer, pero es mejor escucharlo. Su voz, su gesto, es único. A veces canta.
Los que le parodian deberían recatarse un poco. Esas parodias seguro que le duelen, es un alma sensible, y después se coarta y ya no puede actuar con la misma libertad. Por favor, no hablo de política, yo lo hago por el arte, lo pido por el arte: recataos. No ha sido fácil que Benny Hill llegara a ser presidente, ahora lo vais a echar todo a perder.
En fin, acab0 el día con una sonrisa gracias a este vídeo (ay, le debo tantoa youtube)

No hay comentarios:

Publicar un comentario