martes, septiembre 08, 2009

Diástole y sístole del corazón de la Iglesia



Por supuesto que también se puede decir que el corazón espiritual de la Iglesia es el amor. Es cierto. Pero el corazón visible del cuerpo visible de la Iglesia es Roma. Sólo aquí viendo las impresionantes dimensiones de la Gregoriana, del Biblicum, del Angelicum y tantos y tantos otros, tantísimos, se comprende la fuerza de este corazón.

Miles y miles de sacerdotes que retornan a los confines del mundo con la ciencia aquí aprendida, con las ceremonias aquí vistas grabadas en su memoria, con toda una visión universal de la Iglesia. Además, retornan, pero aquí ellos mismos dejaron sus ideas, sus conceptos, su talane, en compañeros, en los profesores, en las universidades. Su paso por aquí les enriquece, y ellos enriquecen a la Urbe.

No me juzgueis por lo que digo como el carca más carca del mundo. Creo que el progresismo del siglo XXI tiene que replantearse algunas cosas. Y una de ellas es mirar a Roma con nuevos ojos. Mirarla y entenderla. Darse cuenta de que ella no sólo no es un escándalo, sino una necesidad. Aquí está el hermano Pedro, entre roquetes, entre barroquismos, entre rúbricas y solideos y oficinas: pero aquí está el hermano Pedro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario