jueves, septiembre 24, 2009

Gaviotas romanas


Hoy dudaba si escribir sobre las declaraciones de Gregorio Sam Peces-Barba o sobre las gaviotas que me despiertan al amanecer todas las mañanas y varias veces por la noche.

No sé por qué pero en esta zona de tejados y azoteas las gaviotas se reúnen para no estar solas por la noche, y gruñen, gritan, cantan y a veces hace un extraño ou-ou-ou-ou.

Encima son unas gaviotas grandes, gordas como gallinas. Por esto berrean con energía.

Hace calor y sigo durmiendo con la ventana abierta, por eso las gaviotas romanas me sacan de mis sueños. Tengo ganas de que empiece el frío y pueda cerrar la ventana, entonces que griten lo que quieran.

Post-data: en mitad de la noche me cubro con una sábana, si no se me quedan fríos los pies.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada