sábado, septiembre 19, 2009

El obelisco vaticano


Ayer antes de irme a dormir, decidí hacer un poco de deporte y me fui corriendo hasta el Vaticano.

¡Qué impresionante está en la noche, sin gente, iluminado, impresionante, misterioso! Es el escenario perfecto para una novela.

Mientras corría directo por la Via de la Conciliazione hacia el centro de la plaza, y en ella hasta donde me permitieron las vallas, pensé en el simbolismo del obelisco en conexión con la cúpula.

El obelisco es el mundo antiguo en el atrio de la Nueva Alianza. El mundo antiguo condensado en un colosal obelisco pétreo que como una flecha apunta hacia el Cielo. El mundo antiguo coronado por la cruz. El mundo antiguo como pedestal de la cruz, coronado por la cruz. Las águilas y los leones (de bronce) ya sólo sirven como pedestal de ese obelisco. Los animales fieros que expresaban poder, ya son un mero escabel del símbolo del Cordero.

Ese obelisco está situado no en cualquier lado, sino que está clavado en el centro del imperio más bello, duradero y poderoso de la Antigüedad.

(continuará mañana)

No hay comentarios:

Publicar un comentario