jueves, septiembre 03, 2009

Strobozando gli spedi di Roma

Os confieso que nunca habia visto a esta ciudad desde una optica tan espiritual. Me encanta mirar al cupula de San Pedro. Cada vez que la veo, me pregunto qué es lo que contiene esa cupula. Y me respondo, el corazon de la Iglesia.

Sí, Roma es la Nueva Jerusalen, San pedro del Vaticano el Nuevo Templo. Éste es el centro de la Iglesia. Si la Iglesia hubiera sido una suma de islas, no habria ninguna cabeza. Pero si la Iglesia es un cuerpo, éste es su centro, su cabeza, su corazón.

La ciudad está jalonada de templos, de signos cristianos, de imágenes de la Virgen. No sólo no tiene que envidiar nada a la Antigua Jerusalén, sino que la nueva es más grande, más bella, más espiritual. Todo en esta ciudad refiere a Cristo. Es difícil no ir con presencia de Dios por sus calles, todas sus piedras, pinturas y torres lleva a elevar el pensamiento a Dios. ROMA es AMOR al revés, no pienso que eso sea por casualidad. La ciudad que en el pasado significó OPRESIÓN, desde los Apóstoles está destinada a significar el amor de Dios por los hombres. La ciudad que extendió un imperio humano, ahora debe extender el imperio de un nuevo reino espirtual.

Ah, la frase del titulo es inventada, todavia no se italiano. ¿Pero a que suena a italiano? Puedo inventarme mas, por ejemplo, gli gorgonzolisti di capo di quiambeli. O esta otra: laborando e resperiando la magnitudine dil promocomodoro. Pronto sabre italiano de verdad y ya no podre inventar con esta santa ingenuidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada