viernes, septiembre 11, 2009

Sueños romanos


En las últimas semanas he tenido tres sueños significativos. El primero, todavía en Alcalá, soñé que estaba dentro de la catedral de mi diócesis y que fuera llovía y llovía. Después salí charlando amablemente con mi obispo, y juntos fuimos al obispado. Entonces me di cuenta con alegría de que todo estaba nevado.

Este sueño tiene para mí un significado espiritual personal. Como es personal, no lo voy a explicar.

En el segundo sueño, de hace pocos días, soñé que miraba el reloj y veía que sólo me quedaba un minuto antes de que las campanas de la basílica tocaran y me tuviera que levantar. En mi sueño, soñé que me volvía a echar en la cama y que decidía seguir durmiendo hasta que tocaran.
Pero al poco me di cuenta de que no podía haber consultado el reloj porque estaba durmiendo. Fue muy curioso, porque en el sueño me di cuenta de que lo que acababa de hacer lo había hecho en un sueño. Así que decidí despreocuparme de la hora y seguir durmiendo.

Es muy curioso esto de hacerse consciente en un sueño de que uno está soñando. El tercer sueño, el de hoy, fue curioso: soñé una música. Todo mi sueño fue esa música. Al levantarme, la música resonaba en mi cabeza, hice memoria y me acordé: era la música de La Amistad, la parte vocal del final de la banda sonora. También este sueño tuvo para mí un significado espiritual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada