lunes, septiembre 07, 2009

Tu es Petrus. Tu es Roma.


No hace falta que insista, lo he hecho en otros muchos posts, que Roma no es más Iglesia que el pueblo de San Pedro de los Aguados en México. Tan Iglesia es la Urbe como un grupito de católicos en Indonesia. No es más Iglesia el Papa que yo mismo.

Sin embargo, dejando claro esto, la Iglesia sí que tiene un centro, sí que tiene una cabeza, sí que tiene un corazón. Durante muchos años, consideré que la Sede de Roma era sólo la cabeza, no el corazón. Pero aquí, viendo como desde esta parte del cuerpo de la Iglesia se bombea doctrina, sacerdotes, ciencia, liturgia, hacia todos miembros de la Iglesia, no dudo en afirmar que es también su corazón. Miles y miles de sacerdotes de todos los confines vienen a estudiar, y después retornan adonde vinieron.

Por supuesto que también se puede decir que el corazón espiritual de la Iglesia es el amor. Es cierto. Pero el corazón visible del cuerpo visible de la Iglesia es Roma. Sólo aquí viendo las impresionantes dimensiones de la Gregoriana, del Biblicum, del Angelicum y tantos y tantos otros, tantísimos, se comprende la fuerza de este corazón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario