miércoles, octubre 28, 2009

Báculos


Hace unos días, comentaba aquí el simbolismo que subyace tras los báculos que usan los obispos de las iglesias orientales. Lo interesante es que el símbolo de los báculos de los obispos de la parte occidental de la Iglesia, no es menos interesante.

La forma del báculo occidental es la del lituus romano. Éste era un instrumento cultual de los augures romanos. Augusto tomó el lituus como símbolo de su principado. No deja de ser curioso que el emperador bajo el que nació Jesús, tomara como símbolo suyo el instrumento que iba a ser el báculo de los sucesores de los Apóstoles.

Dado que el lituus era usado también como trompeta ritual, dado que con el cual, marcaban de un modo ritual un espacio en el cielo, y ese espacio era llamado templum, los simbolismos se multiplican.

El mismo nombre de Augusto, bajo el que nació Jesús, significa divino. Ningún otro emperador tuvo tal apelativo como nombre. Podría seguir hablándoos de las sibilas y de tantas otras cosas que nos recuerdan hasta qué punto nosotros, los gentiles, hemos sido injertados en el tronco hebreo. El injerto ha sido tan magnífico, se ha soldado tan bien, que a veces resulta difícil distinguir donde empieza el tronco romano y dónde acaba el hebreo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario