sábado, octubre 24, 2009

Cornucopia


Una y otra vez paseo por Roma, y una y otra vez me encuentro con objetos de la Antigua Roma que son como símbolos que auguraban el Nuevo Reino que se iba a implantar, el Reino de Dios. En mi visita al Ara Pacis el pasado fin de semana, me encuentro que en el gran altar que se mandó construir en fecha cercana al nacimiento de Cristo, se halla un relieve en el que aparece Roma (representada por una mujer guerrera sentada) que mira hacia delante, a tres objetos. ¿Y cuáles son estos objetos? Pues uno es el mundo (representado por el firmamento, redondo), otro el caduceo y otro una cornucopia.

Nada más ver el relieve, no necesité más de unos segundos para darme cuenta del simbolismo que se le puede encontrar a este conjunto. El caduceo es símbolo para los romanos del mensajero, y se representa por una vara por la que suben dos serpientes. El báculo de los obispos de oriente es una versión de este caduceo. Las razones por las que acogieron este símbolo, se han perdido en la Historia. Pero es lógico que ellos, los obispos, se sintieran mensajeros de Cristo. Por otra parte, de acuerdo a la mitología, Mercurio vio luchar a dos serpientes y las separó pacíficamente con su vara. Las serpientes dejaron de luchar en el momento. Es evidente que para los cristianos, ese palo que destruye el odio, es la Cruz.

La cornucopia puede ser interpretada como la abundancia de bienes espirituales que se iban a derramar.

Y el tercer objeto que miraba la mujer, el mundo, tenía una cruz encima. ¿Por qué? Pues el autor del relieve quiso representar en una banda los signos del Zodiaco, cruzada por otra banda que representaría la línea del horizonte. Pero lo cierto es que, independientemente de la intención, sobre el mundo ha puesto una cruz.

No dudéis, vosotros que leéis este blog, que los primeros cristianos leían sus propios símbolos ancestrales bajo la clave interpretativa de la nueva fe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario