jueves, diciembre 31, 2009

Año 2010


Un post para el comienzo de un año, interesante cuestión. Un nuevo ciclo da comienzo en mi vida. Mi vida ha visto ya muchos ciclos. Los días se repiten, las semanas pasan, los meses se suceden, los años al final caen. Cuatro veces he visto el ocaso de un decenio.


Algunas manecillas en la maquinaria invisible de los ciclos corren más aprisa: las horas, los minutos. La maquinaria del mundo me recuerda ciertos ciclos, aunque intentara negarlos: la luna, los meses lunares; el sol, el año lunar. Sí, estoy rodeado de ciclos, no es una impresión.
La circunferencia como figura geométrica y como recuerdo el tiempo.


La línea recta que se acerca a su fin, como concepto más impreciso, más misterioso. Línea recta de final difuso, vista desde 2010. Y sin embargo, vamos hacia ese final difuso. Vamos por la línea, sabiendo de su final abrupto. Del barranco que hay en algún momento de esa línea.


El tiempo, qué gran misterio, qué gran don, qué tesoro, que río tan irrepetible, qué música. Nada me admira más en el universo que el Tiempo.


Te recibo año 2010 sentado en mi sillón, escuchando música, después leeré, rezaré antes de acostarme. Dios en el cosmos todo lo hizo bien, pero el Tiempo quizá sea su obra más grandiosa.


El paso de los siglos, el trascurso de un minuto. Toda nuestra vida nos parecerá tan breve en el lecho de muerte. Los años parecerán como un largo día. Debemos hacer de la vida algo que valga la pena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario