viernes, diciembre 18, 2009

Fortea, go home

Ya he regresado de mi viaje. Mañana os contaré más cosas, porque hoy se me ha hecho tarde. Al llegar he aprovechado para ver Ágora, mañana os contaré. También he aprovechado para congelarme. Hace ahora -3º. De hecho me alegro de que funcione el blog, porque creía que se me había congelado.

He cenado cereales, que era lo que quedaba en los armarios de la casa. También he encontrado lomo embuchado y mermelada. Ambas cosas no pegan bien.
La maleta está sin deshacer, hoy no tengo ánimo; y menos con este frío.

No tengo mucho sueño, o mejor dicho nada. El desfase horario eso es lo que tiene. Menos mal que desde que Iberia ha puesto sillones orejeros (con partes que sujetan la cabeza), duermo varias horas y llego más descansado. Gracias Iberia, ya sabes que estoy en el programa de fidelización. Por un ahorro en los billetes hasta te haría propaganda.

Aunque no sé qué pusisteis en la pasta que tomé ayer en la cena abordo, porque me sentó mal. Decir que me sentó mal, es un modo fino de decir que en el aeropuerto tuve otras necesidades que la de mostrar mi pasaporte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario