sábado, enero 31, 2009

He vuelto de Colombia


Bueno, ya he regresado a ese lugar del mundo que llamo mi hogar. Aunque no os lo había dicho, me he marchado unos días a dar conferencias a Colombia. He estado en Bogotá, Bucaramanga y Medellín. 4000, 12.000 y 2000 personas han asistido a esas tres charlas. Los organizadores habían dispuesto el siguiente orden del día: música, una charla mía, un rato de adoración al Santísimo y una misa con un largo sermón dentro.

Hay una gran diferencia entre una conferencia de hora y media, y uno de estos congresos carismáticos. En estos congresos, en la práctica estás ocupado todo el día. Es cierto que hay descansos en medio. Pero como la gente viene a verte, estás hablando todo el santo día: a miles de personas o al que tienes delante, pero toda la jornada.

Yo soy muy amigo de las cosas breves. Siempre me ha resultado un misterio por qué la gente en Latinoamérica prefiere actos que les ocupen todo el día. Pero es cierto que ellos prefieren actos largos.

Para el predicador resulta un poco cansado estar con la misma temática desde el amanecer hasta la noche. Por eso ocultamente, en mi bolsa de mano, llevaba un libro que ha hecho mis delicias: Groucho y yo, la autobiografía de Julius Henry Marx.

Ese libro me ha hecho reír tanto estos días. Qué bien me lo he pasado, aunque no sé muy bien qué pensarían los que oyeran mis carcajadas. Porque no tengo la menor duda de que los que me veían leer, daban por supuesto que leía un libro de alta mística o cuando menos edificante en lo espiritual. ¿Qué otra cosa podía leer el padre predicador? Nadie hubiera podido imaginar que tenía entre manos a Groucho.
Post Data: Señores, no quisiera jactarme una vez más de mi inmerecida inmodestia, pero en esta foto el fotógrafo ha sacado de mí unos tonos tan suaves, tan luminosos, tan de fray Angélico que cualquier otra palabra que diga sería innecesaria. Me resta sólo mirar. Tal vez escuchar eternamente esa pregunta que no acaba.

jueves, enero 29, 2009

Qué alegre es la vida gracias a la música


Suena en mi casa la banda sonora de Chicken Run, la película en que las gallinas tratan de huir de la granja. Ay que ver lo que uno puede emocionarse, sufrir y alegrarse con la historia de unas gallinas. Pero es así. La música es muy buena: alegre, llena de dinamismo y con un toque de buen humor. Porque sí, hasta la música puede tener un toque de humor.
¡Abajo, Wagner!

miércoles, enero 28, 2009

Protesta vacuna


El ser humano es el único viviente capaz de reír. Ningún animal puede hacerlo, nunca. Llorar sí, pero reír no. Las hienas hacen un sonido al respirar que puede asemejarse a una risa, pero es sólo su respiración. Estoy seguro de que lo ángeles, aunque no rían físicamente, les hacen gracia las cosas. Estoy seguro de que Dios tiene sentido del humor. Muchas personas que han pasado por experiencias cercanas a la muerte, nos han hablado de esa característica.

martes, enero 27, 2009

Dios te quiere a ti, ni tu ciencia, ni tu arte.


La ciencia no vale nada frente a Dios. Sólo el amor vale. Nuestras obras sólo le interesan a Dios en la medida en que sirven o no al amor. Las obras sin amor son paja que se llevará el tiempo de los años. El arte tampoco importa. Dios en un segundo puede crear 10.000 vaticanos, cada uno distinto, cada uno más perfecto. Todo esto me lleva a ver lo que de verdad valen nuestras obras. Nunca deberíamos perder la paz por las cosas materiales que nos rodean. Son sólo cosas.

lunes, enero 26, 2009

Ningún libro se ha perdido nunca


Lo que más me desanima a escribir es pensar que todos los libros posibles ya están escritos en la mente de Dios. Y que, por tanto, en la otra vida, Él puede mostrarnos cómo en un segundo puede hacer surgir obras literarias mil veces mejores que cualquier cosa que hayamos hecho en la vida. En ese sentido, no tenemos que preocuparnos de morir antes de escribir un libro: todos están en su mente divina, nada se pierde.

domingo, enero 25, 2009

No sólo con palabras, sino con cosas.

Unos sienten afición por las montañas, otros por el mar, otros por las grutas. La afición por escribir tiene algo de llamada. La llamada de las montañas literarias, de los mares de letras, el meterse en oscuras e intrincadas grutas hechas de conceptos.

El mundo, de hecho, es el gran libro de Dios. Un libro escrito no con palabras, sino con cosas. Un libro de innumerables páginas. En el que además de cosas hay palabras. Un libro en el que además de ovejas y ríos, hay bibliotecas y códices. El mundo como libro nos lleva a entender que estamos pululando en las páginas de esa obra.

sábado, enero 24, 2009

Las pirámides de la tierra


Una vez que uno ha acabado una novela de esas que escriben sólo un par en la vida, uno tiene la sensación de que está ante una gran pirámide. Una montaña que recorrerán miles y miles de personas. Un camino que será andado durante muchos años. Que un lector futuro se emocionará cuando lea esas cosas, mucho después que yo haya desaparecido. Ha valido la pena, ése el suspiro que uno tiene que echar acaba la tarea. Tarea de muchos centenares de horas. Pero sus frutos, aunque invisibles, son reales.

viernes, enero 23, 2009

Novelas largas e historias cortas

Cuando uno escribe una novela de tamaño medio, tiene el inconveniente de que su revisión íntegra lleva mucho tiempo. Las novelas de más de trescientas páginas tienen algo de inabarcable, algo de largo viaje en el que uno se embarca. La revisión en profundidad de este tipo de obras siempre lleva más allá de un mes: es algo para pensárselo.

Yo ahora estoy en una de estas revisiones finales. Y conforme más avanzo, más pienso que cuando acabe, debería volver a encerrar en un cajón la obra y revisarla pasado un año. No sé qué haré. Llevo diez años revisando esta obra. Bueno, ahora lo primero es acabar.

jueves, enero 22, 2009

Relajación, desocupación


Hoy he tenido uno de esos días plácidos, dedicado sólo a recuperarme de la gastroenteritis que me provocó un ingrediente en mal estado. Un día en que me sentía muy cansado, sin fuerzas. Pero este tipo de días en que uno se dedica a sentarse en el sillón y ver pasar el día, tienen su encanto. Caldos, documentales de televisión, nada de lectura, ocupaciones mínimas. Un poco como un gato.

Gracias, Señor

¿Cómo pagaré a Yahvéh todos los favores que me ha hecho?
Mis votos a Yahvéh cumpliré.

Leía estos dos versículos (Sal 116, 12 y 14) en vísperas y me han tocado el corazón. ¿Qué puedo hacer para agradecer a Dios todo lo que me ha dado y lo que ha hecho por mí? Pues ese ansia de agradecerle todo, la puedo satisfacer de un modo muy sencillo: cumpliendo los votos de mi sacerdocio.

El rezo del breviario de modo más perfecto posible, la obediencia a mi obispo y superiores, el amor al celibato y su custodia, tratar de vivir una vida pobre.

miércoles, enero 21, 2009

No eres tan malo cómo ellos creen

Yo sólo quería ver un par de minutos, pero al final, me acabé viendo el 40% de la ceremonia de juramento de Barack Obama.

Las ceremonias de juramento presidenciales allí tienen un color como en ningún lugar del mundo: los jueces con sus togas, el poderoso Ejército con su despliegue de uniformes, los expresidentes con sus cojeras y bastones, la pompa y las distinción de los patricios.

Conozco muy bien toda esa zona. Durante un mes, día tras día, recorría el Mall y atravesaba el Capitolio por una de sus escaleras o por uno de sus laterales, para ir a la Biblioteca del Congreso, que está justamente detrás.

Bush era un buen hombre, un hombre sencillo. Escribió la triste palabra Guantánamo en la Historia de esa nación, pero era un hombre bueno. No espero grandes cosas de Obama, porque cuando uno está en el poder es cuando uno ve lo poco que puede hacer. Pero su presencia será un motivo de orgullo para millones de personas cada vez que enciendan la televisión.

Los Estados Unidos son un faro de libertad para todo el mundo. Han sido un ejemplo, un modelo, la nueva Atenas. El poder que ha mantenido la democracia en el mundo frente al poder soviético. Insisto, creo que la prensa europea ha sido injusta con Bush.

Este tipo de bromas no deberían ponerse en un blog


¿Que se va Bush?


martes, enero 20, 2009

W y Obama

Desde este blog quiero dar mi enhorabuena a Obama en el día de su toma de posesión. Mis mejores deseos para su mandato. Todos nos unimos al orgullo que hoy sentirán tantos y tantos afroamericanos no sólo de Estados Unidos, sino también de todo el mundo.

El camino ha sido largo, muy largo, pero a pesar del esfuerzo en contra de tantos, los valores de la Justicia y de la Igualdad han prevalecido frente a las más oscuras pasiones del ser humano. Su victoria nos hace tener sobrada esperanza de que cosas que hoy nos parecen imposibles de vencer, algún día también serán vencidas.

Respecto a George Bush, ya he señalado aquí largamente sus errores, sus terribles errores. Pero debo confesar que este hombre era entrañable. Yo le tenía cariño. Pueden pasar siglos hasta que un sujeto como él, llegue de nuevo al Despacho Oval. Era como Torrente pero en versión presidente de los Estados Unidos.

Obama es más teatral, más postizo. W era auténtico como él solo. Los humoristas lo llorarán durante años.

domingo, enero 18, 2009

El ritual de coronación

Como sabéis estoy escribiendo una novela sobre la Edad Media. Una de las cosas sobre la que he vuelto a leer hoy, es sobre las coronaciones de reyes. Y es muy curioso ver lo complejo que llegó a ser al final el ritual de la coronación de los reyes de Francia.

Como también es muy curioso observar que los reyes hispanos (tanto los de Castilla, como los aragoneses) se autocoronaban. Ellos mismos se colocaban la corona sobre la cabeza y ellos mismos tomaban las insignias reales. Para más INRI, los reyes castellanos ni siquiera eran ungidos.

Menos mal que los actuales monarcas europeos no son ungidos, ni tienen un ritual sacro de coronación. Pues hoy día la realidad (es decir, la falta de poder) no se corresponde con la significación de las rúbricas que componían ese ritual. Pero me parece bien que se mantenga allí, donde no tal cosa supone una tradición viva, una tradición ininterrumpida: God save the Queen.

Si yo fuera rey, haría algunos cambios. Por ejemplo, ya no sería BLOG DEL PADRE FORTEA, sino Blog Real de su Graciosa Majestad Forteniana, Established 2006.

Y los beefeters en vez de ER, llevarían bordado FR. Y las cartas de ajuste, el saludo de Navidad por televisión, el nombramiento de los obispos anglicanos, Mon Dieu et mon droit, el té a las 5:00, no tener que volver a comprar en el supermercado, no tener que volver a barrer la casa. Sí, creo que me acostumbraría.

Sin piedad


Medio mundo está por evangelizar. Pues bien, os sorprenderíais la cantidad de gente joven que le da por predicar a los curas.

Normalmente estos celosos trabajadores son conversos desde hace poco, a los que les da por practicar con lo que tienen más cerca.

Suelen ser gente joven y muy, pero que muy tradicionales. Yo me considero un cura tradicional, pero siempre hay alguien que te hace parecer de extrema izquierda.

Ojalá que el celo de estos celosos inquisidores amateurs aplicaran ese entusiasmo a ellos mismos. Normalmente suelen comenzar con yo soy un pecador, pero. Y después de ese pero ya no hay piedad.
La foto no tiene mucha relación con el post, ¿pero a que es bonita?

viernes, enero 16, 2009

¿Qué estamos volcando sobre la Edad Media?


El común de la gente medieval podía no ser muy culta, pero tenían un muy buen sentido común, como toda la gente de campo.

Es nuestra generación la que se empeña en volcar todas nuestras fobias sobre esa época. ¿Odiamos la religión? Pues ellos son la encarnación del fanatismo. ¿Odiamos el concepto de verdad? Ellos son inquisitoriales. ¿Odiamos la posibilidad de la condenación? Ellos están obsesionados con el infierno. ¿Nos sentimos dioses por nuestra ciencia? Ellos son ridículamente ignorantes.

Digo ellos son, porque los hombres medievales que vemos en las películas son producto de nuestras fantasías, de nuestros miedos, de nuestros prejuicios. Son lo que hemos querido que sean, no lo que fueron.

Fueron hombres como nosotros, con sus defectos y virtudes, con un gran sentido común, con sus pecados y su fe.

Los libros no dan sentido común


Parte de los prejuicios que la gente tiene contra la Edad Media, provienen de considerar que la cultura es lo que evita el fanatismo y la irracionalidad. Pero eso no es exactamente así.

Fuera de la buena práctica de la religión, no se me ocurre mejor medicina contra esos males citados arriba que la cultura, la lectura, los libros, la ciencia.

Pero no debemos olvidar, que a veces los más crueles han sido los más cultos. No debemos olvidar que el fanatismo puede coexistir con la cultura. Los libros no incrementan el sentido común.

jueves, enero 15, 2009

Algunos apuntes sobre la pérfida Edad Media


El hombre medieval estaba traumatizado con el tiempo: el fin del mundo estaba para llegar de un momento a otro.

El hombre medieval creía que la tierra era plana, que los ángeles provocaban la lluvia (no quiero imaginarme cómo) y que las nevadas eran luchas entre ángeles con almohadas.

El hombre medieval vivía sólo hasta los treinta años. Y eso si no lo mataba la peste, el hambre, o se lo comían las ratas directamente.

Los obispos eran gente obesa con grandes plantaciones de esclavos, cuyos ingresos servían esencialmente para promover guerras santas.

La cuarta causa de mortandad era la muerte en la hoguera, justo después de la muerte por ataques de ratas.

La ciencia estaba completamente prohibida en todos los países. Hasta Lutero nadie se atrevió a inventar ni el yogurt. Sólo había una cosa más prohibida que la ciencia, y era la higiene.

martes, enero 13, 2009

Mil años de triunfo del Evangelio


Dado que este blog lo leen varios cientos de personas al día, me imagino que habrá sido no poca la consternación que habré provocado en tantas personas, al decir ayer que en la Edad Media no se creía que el mundo era plano.

Hoy voy a decir otra cosa que causará no menos sorpresa: no existieron nunca los terrores del año 1000.

Esos terrores fueron una ficción literaria que nació en las novelas del siglo XIX. En vano se buscarán referencias en documentos de la época.

La idea de que en la Edad Media eran unos pobres palurdos, cuando no unos fanáticos, es una idea que dice mucho no de la ignorancia que se tiene acerca de esa época, sino de los prejuicios que nos han metido en la cabeza acerca de los mil años de oscuridad.

Las cabezas de los ilustrados, ése fue el hábitat natural de los terrores medievales, de los mundos planos y de las oscuridades milenarias.

Qué visión tan distorsionada tenemos de la Edad Media


En la Antigüedad Clásica la opinión más extendida era que la idea era plana. Pero los antiguos que eran unos magníficos astrónomos y algunos de los cuales eran unos excelentes matemáticos, descubrieron que había muchos indicios para pensar que la tierra era una esfera. Las pruebas fueron acumulándose hasta el siglo I, época en la que casi todos los sabios de Occidente sostenían la esfericidad de la Tierra.

Y ésta fue la opinión de los astrónomos (y de la gente más cultivada) en la Edad Media, si bien como excepción alguna que otra persona cultivada defendió argumentos a favor de la planitud de la Tierra.

La idea de que la gente en la Edad Media creía que la Tierra era plana, fue introducida por primera vez en la opinión pública a través de novelas en el siglo XIX.

Los estudios acerca de todo lo que se dijo sobre la forma de la Tierra en la Edad Media son magníficos en su detalle y abundancia de citas. Todos los estudiosos están de acuerdo en aceptar que la defensa de una Tierra plana fue algo muy raro en la Edad Media, frente a la esfericidad que era lo que prácticamente todos defendían.

Para una información general, puede leerse este página de la wikipedia:
http://es.wikipedia.org/wiki/Tierra_plana

Para una información ya detallada, puede leerse este artículo:
http://www.ethicalatheist.com/docs/flat_earth_myth_ch5.html

Si después de leer estos artículos (hay muchos más), tiene usted la sensación de que la tele a veces nos engaña como a tontos, tiene razón. La cuestión es en cuántas cosas más que damos por sentadas, estaremos totalmente engañados.

sábado, enero 10, 2009

Ahora comprendo por qué los jubilados alemanes se retiran en Mallorca


Ésta es la cara de frío que tenía al volver de decir misa del convento de las carmelitas. No sé que temperatura hacía, pero sólo os diré que en Barajas, que está muy cerca, esta noche hizo -8º.

No se me nota en la foto, pero al salir de mi casa, en el mismo portal, me caí cuan largo soy. Hielos del Señor, bendecid al Señor.

Ahora mismo hace -2º, y os aseguro que hoy ha sido el último día que salgo a decir misa sin cubrirme las orejas. Qué dolor tan forteniano de orejas.

Llevamos en esta situación siberiana desde hace una semana. Yo ya sabía que con tanto reality show, con tanto Marilyn Manson, con tanta Ley para la Ciudadanía, con tanta multiplicación de blogs, esto iba a pasar tarde o temprano.

Gracias por la nieve, Señor

¿Hay un placer comparable al de estar escribiendo toda la mañana en el ordenador y tener delante de los ojos un ventanal abierto donde uno ve nevar sin interrupción durante horas?

Copitos finos, copos gruesos, la niebla que no deja ver el final de la calle, las rodadas de los pocos coches que pasan y que se cubren de nuevo, los -2º que hace fuera detrás de ese cristal, la gente que va con capuchas, las luces de los coches encendidas aunque es el mediodía, una viejecita de negro que camina lentamente sobre la acera nevada con un pan bajo el brazo

A eso de las 13.00 sigue nevando, el cielo sigue cubierto, pero hay más luz, todo se ha vuelto más luminoso. El cielo no está tan oscuro. Qué bella es la nieve. Gracias, Dios mío, por la nieve.

viernes, enero 09, 2009

¿Un poco de té?


Qué bonito. Acabo de asomarme a la ventana y he visto que estaba nevando. Este año lo del frío casi está resultando un vicio. Vamos de una ola de frío polar a otra. Los que lean este blog en el sur de España, no saben lo que es pasarse días y días en los que la máxima del mediodía es de cinco o cuatro grados. Esta noche tendremos -4º, y en este año ya son muchas las semanas que llevamos así.

Sabía que los ecologistas dándonos tanto la murga con lo del cambio climático han logrado con sus medidas que nos pasemos. Ahora a saber cuántos años nos va a costar calentar de nuevo el planeta. Lo difícil no ha sido enfriarlo, ahora lo que nos va salir caro es calentarlo. Ahí está Rusia que no quiere colaborar.

jueves, enero 08, 2009

La dulce tarea de escribir un libro


Os voy a decir algo que nunca debéis hacer, algo que sería un error: nunca os dispongáis a escribir una novela durante una mañana entera con una caja de bombones a vuestro lado. Exactamente a mi izquierda a la altura de mi mano.

Me la habían regalado por Navidad y había estado deambulando por mi piso, bien cerrada. Hasta que hoy ha caído en el lugar equivocado en una mañana equivocada.

Porque la excitación de la historia que estaba escribiendo llevó a mi conciencia a un estado de sopor. Actué sin malicia maquinalmente. Señor juez, no sabía lo que hacía, yo no soy así, no soy una mala persona.

Encima la caja disponía de una sinfonía de sabores.

Unos de chocolate negro con tierno truffón en su interior, otros amargos pero con un cremoso corazón de chocolate con leche. El de más allá relleno de praliné de mouse de almendras. Ése de ahí con trocitos de avellana envuelto en suave chocolate negro. Otro que parecía un bombón normal resultaba tener crujientes trocitos de almendra caramelizada en medio de una mousse de almendras. ¿Quién se resiste a otro con un toque a naranja o con crema de caramelo en su interior?

¿Ha sido muy amarga la experiencia de escribir este libro?, me preguntará algún periodista. Sí, pero ya sabe, aquí estamos para sufrir.

miércoles, enero 07, 2009

Horneando palabras en la tranquilidad de mi hogar

La novela que ahora estoy revisando nació como un escrito de cincuenta páginas hace exactamente trece años. Después, en una segunda revisión, se le añadieron veinte páginas más. La tercera revisión y la cuarta revisión se llevaron a cabo años después. En esas ocasiones, el libro ya acabó contando con trescientas páginas a doble espacio.

Ahora, en la quinta revisión, me veo a mí cuando la escribí y yo mismo soy un libro revisado varias veces. He quitado ciertas páginas de mi vida. Otros capítulos han engordado bastante. Es lógico que mi libro se reestructure, también yo he sido reescrito y repensado.

Quinta revisión, sí, y espero que sea la última: el libro acabará con unas 400 o 450 páginas. Hay libros en los que se pone toda el alma. En esas obras, el libro es parte de ti.

Cuando acabé el libro las tres primeras veces, me sentía satisfecho, contento. En esta quinta revisión, ya sé de antemano que no será así.

martes, enero 06, 2009

Escribir


Llevo varias semanas, por no decir más de un mes, totalmente sumergido en una novela. La escritura de un libro en concreto que es una de mis grandes ilusiones desde hace años.

En los años que llevo publicando he comprobado el tremendo impacto que tienen los libros. Sólo bajo esa perspectiva uno puede dedicarse al 100% a escribir.

Los libros crean unas ilusiones, hacen nacer unas emociones, germinan unos pensamientos, que me convencen de que tanto trabajo, tantos esfuerzos, valen la pena.

Ah, os preguntaréis cuál es el título. Permitidme dejar ciertas cosas en secreto. Sólo hay una sola persona, una sola en el mundo, que sigue paso a paso la escritura de esta novela. Los libros requieren intimidad hasta que están acabados.
Espero que en el futuro todo este trabajo ilumine las horas de muchas personas.

lunes, enero 05, 2009

Creo estar soñando.


La evolución de los ataques a la Iglesia

Al principio, hace ya muchos siglos, los ataques a la Iglesia iban por el tema del hilemorfismo, el docetismo y cosas así, asuntos de nombres griegos raros.

Después, perdonad que le de a la tecla del vídeo tan rápido, el ataque vino por parte de alegres germanos que dijeron que ya era hora de dar un poco más de libertad al personal (Lutero).

Unos cuantos capítulos después, el ataque a la Iglesia vino de las masas (Marx) y así. El secreto está en la masa, en boca de Lenin no significaba lo mismo que ahora.

Pero ahora viene el ataque más raro, el que menos nos podríamos haber imaginado: el ataque viene de la ciencia-ficción. Se nos acusa de todo, desde haber ocultado que en realidad los descendientes de Jesús estaban escondidos en la dinastía merovingia, a conspiraciones psicodélico-papales avaladas por reportajes que aparentan toda seriedad.

Todo esto, por mera evolución, acabó en un libro El Código Da Vinci en el que se concentraba todo, se resumía todo y se añadía lo poco que quedaba ya por decir. El autor sólo dejó fuera el Triángulo de las Bermudas, la Isla de Pascua y a los jerarcas nazis huidos en un submarino rumbo a la Antártida.

Conclusión, los ataques son tan desaforados, que en el Vaticano a la izquierda de Darwin tendremos que enterrar a Piñeiro y en alguna cripta al resto de profesores de griego. Porque a este paso vamos a tener que declarar venerables a todos aquellos que nos traten de derribar los pilares de la Iglesia con un poco de fundamento, con un poco de ciencia.

Atacadnos sí, pero que no tenga después de escuchar al supuesto experto, que frotarme los ojos y exclamar: creo que estoy soñando.

domingo, enero 04, 2009

Me encanta, lo digo en serio.


Estos días he mirado muchas fotos de Charles Darwin y he descubierto que una de las grandes consecuciones de este hombre fue su pose.

Mirad especialmente las fotos de cuerpo entero (como la de ayer) y veréis que pone esa cara de esto no va conmigo, ladea el cuerpo, se apoya junto a una pared con una hiedra (casualmente pasaba por ahí la pared con hiedra), pone ese gesto de soy intelectual y me siento rechazado. Me encanta. Sencillamente me encanta.

No dudo de su valor como científico, pero me extraña, me sorprendo, que hasta hoy nadie haya hablado de su pose.

La Iglesia, que es muy mala, y que ha hecho todo lo posible para que no vayamos a la Luna, para que no tengamos electricidad y para que el sistema de iluminación inquisitorial siguiera iluminando nuestras plazas, no puede luchar contra esa pose.

sábado, enero 03, 2009

Bicentenario de Darwin: no disparen al pianista


Como se va a cumplir el bicentenario del nacimiento de Darwin, y el NO-DO gubernamental nos va a dar la matraca durante varios días, en las noticias y los documentales, acerca de lo malos que fueron los obispos, el Papa, los arciprestes y hasta las monjas de clausura con San Charles Darwin, me gustaría decir cuatro cosas.

La primera es que Charles era anglicano, y fueron los sermones anglicanos los que le atacaron. Aquí la Iglesia no tuvo ni arte ni parte. Sí, quizá sea una de las pocas cosas en las que la malvada Iglesia Católica no tuvo culpa. Conviene decirlo, porque llevamos cargando con el cadáver de Servet desde hace siglos. Normalmente cargamos con cualquier cadáver cuya autoría no esté muy clara. Según los documentales de TV2 y las series históricas de Antena3, cualquier intelectual que muriera en siglos pasados y no lo hiciera de muerte natural, es que la Inquisición estaba detrás.

Segundo. Charles no perdió ninguno de sus miembros en ningún potro victoriano. Sólo se le lapidó con sermones. Sea dicho de paso, los sermones anglicanos siempre han sido muy moderados. No tienen nada que ver con la osadía y el fierro hispano. Así que Charles siguió tomando el té y yendo al club, como si nada

Tercero. De la inteligencia de Charles hay sobradas pruebas, una de ellas es que comenzó los estudios para ser sacerdote (anglicano). Sin ese deseo de ser sacerdote que le llevó a Cambridge, nunca hubiera conocido al reverendo John Henslow, y por ende nunca se hubiera embarcado en el Beagle. Dicho de otro modo, sin su deseo de ser cura nunca hubiéramos tenido la teoría evolucionista darwiniana. Aunque probablemente Stalin, Bakunin o Rosemberg hubieran acabado inventando algo por el estilo, aunque con más chispa. Darwin siempre fue un poco rollo, reconozcámoslo.

Cuarto. Los anglicanos lo enterraron en la abadía de Westminster. En eso fueron listos, porque los católicos con tal de fastidiar a esos cismáticos, hubiéramos sido capaces de enterrarlo en el Vaticano junto a San Pío X.

jueves, enero 01, 2009

Examen diario, propósitos realizables, dolor de las faltas

Ayer escribí mi post bajo la dura impresión de que los propósitos hechos 365 días antes habían dado muy poco fruto. Más bien ninguno.

Pero hoy vuelvo al combate. Para este año voy a hacer un propósito muy concreto y muy fácil, pero de grandes frutos: volver a sacer brillo a la práctica del examen de conciencia cada noche. Práctica ésta que tenía bastante descuidada, considerando que la oración mental ya suplía.

Me propongo escribir algo en mi libro del alma, cada noche antes de acostarme, justo antes de completas. Aunque lo único que pueda consignar sea: nada nuevo.

Año 2009


Este número de World of the Future lo leí yo en el los años 70. Hace 28 años.

Año 2009. Es curioso, he necesitado cuarenta años para sentir el resto de mi vida en su verdadera brevedad.

Lo lógico en una noche como ésta sería hacer una lista de propósitos. Aunque debo admitir que hoy estoy más interesado en el retrofuturo, que en esa lista.

En la vida se pueden hacer muchas cosas, pero mi gran propósito ahora mismo es perder cinco kilos como sea.

En esta última etapa de mi vida, nada me fascina tanto como el Tiempo. Me parece que el paso del tiempo es el espectáculo más maravilloso que se puede contemplar. Nada se puede comparar al tiempo. Un día es un milagro.