lunes, noviembre 30, 2009

La Lista de Schindler

Escribo este post justo al acabar de ver La lista de Schindler. Ésta ha sido la tercera vez que he visto la película. Siempre consideré que La Amistad, del mismo director, es una película mejor. En algunos momentos, la Lista me ha hecho dudar, pero después de reflexionar sobre las virtudes cinematográficas de una y de otra, me quedo con La Amistad.

La Lista tiene más trabajo, muchísimo más trabajo, es de factura impecable y es una gran película. Pero La Amistad tiene varios aspectos de verdadera y genuina genialidad: véase el momento en que el esclavo explica la vida de Jesús a través de los grabados de Doré (de un lirismo, de una condensación conceptual, en verdad magistral), véase el momento en que la cámara se mueve para ver de perfil a los magistrados del Tribunal Supremo (ese movimiento es de una fuerza estética tan increíble que uno se queda admirado de lo que se puede lograr moviendo lentamente una cámara). Podría continuar. La Amistad es la mejor película de Steven Spilberg.

Pero no es para hablar de este asunto por lo que he escrito este post. No.
Si me he puesto a escribir a esta hora tardía en que ya debería haber comenzado mis oraciones de la noche, es por el final de la película. Algo que me ha impresionado profundamente.

Pero eso lo diré en el post de mañana.

domingo, noviembre 29, 2009

Es que no les gusta el pescado

Decidido, a la gente del collegio donde vivo no le gusta el pescado. Lo que les gusta es la pizza. Después hay otro que está harto de patatas. Dice que las monjas harían Nutella de patatas si fuera posible. La Nutella es la crema de cacao del desayuno. A otro no le gusta la cena de los jueves. Siempre que llega esa cena, se pone un gran plato de pasta y allí acaba su cena. Hay otro que es muy locuaz, y no le gusta que le interrumpan. Otro siempre es muy taciturno, por la mañana lee los periódicos con una seriedad increíble, más bien parece que los esté estudiando. Hay otro que sabe poco italiano, pero que jamás dice algo si no está absolutamente seguro de que no se equivoca, tiene un pequeño diccionario que consulta. Nunca se equivoca, aunque habla poco.

A los curas africanos les gusta ir con americana, es curioso, pero es así. O van con americana o con todos los colores del mundo. A los europeos les gustan más los colores apagados, grises o negros.

Las monjas del collegio siempre visten igual, invierno y verano. Color blanco tirando a hueso. Si salen, se ponen encima un abrigo negro. Siempre sonríen y no dicen ni una palabra salvo que uno se dirija a ellas.

sábado, noviembre 28, 2009

Los buenos profesionales

He pedido a un cura que me de la dirección de un dentista cristiano. No quiero tener una emergencia y no saber adónde ir. Si es un hombre creyente, me da más confianza. Además, me da la sensación de que me tratará con más suavidad. Tenía una dentista hace años que era perfecta para una película de terror. Pero me caía cerca.


Después tenía un médico de la Seguridad Social que siempre me decía: bueno, eso en la siguiente consulta. Si en una visita, traía dos o tres cosas que consultar. Él dejaba siempre alguna para la siguiente vez. Eso lo miramos en la próxima visita, cuando vuelva con el resultado del colesterol.


De los mecánicos que han puesto sus manos, sus grasientas manos, sobre mi coche, de esos sí que podría contaros cosas. Menos mal que, al final, encontré a unos de mi parroquia en los que confié porque se lo merecían. Pero de los anteriores prefiero no hablar.

jueves, noviembre 26, 2009

Ésta es la vista que tengo de la calle desde mi habitación


Hoy me he enterado por la prensa que se ha aprobado la nueva ley del aborto en España. No sabía que hoy iba a votarse tal cosa en el Congreso.

Pero os diré una cosa, ayer por la noche escribí un largo y muy emotivo post sobre el aborto. Insisto en que no sabía que al día siguiente se iba votar la ley.

Sin embargo, el post sobre el aborto lo pondré la próxima semana, porque hoy quiero deciros que voy a dar unas cuantas conferencias en México y Paraguay.

Aquí encontrareis información sobre las charlas:

http://conferenciasdelpadrefortea.blogspot.com/

Hoy me he enterado que Karl Jenkins, un compositor sinfónico actual, es casi tan religioso como yo. Por lo menos a juzgar por los títulos y títulos que ha dedicado a temas religiosos. Yo era un admirador de su obra y el descubrimiento me ha complacido mucho.

Basta con que en youtube pongáis Adiemus para encontrar infinidad de obras suyas. Su primera obra, para mí la mejor, fue todo un descubrimiento musical en mi vida. La escuché hasta la saciedad en el húmedo despacho de mi primera parroquia. Único lugar donde tenía un ordenador con altavoces para poderlo hacer. Ah, qué tiempos aquellos. Grandes tiempos, aunque incomparables con los tiempos romanos actuales.

miércoles, noviembre 25, 2009

Las amistades peligrosas


Hoy he comido en una residencia para sacerdotes que estudian Teología en Roma. Allí el ambiente es muy agradable, las vistas muy buenas y, además, está en la parte de atrás del Vaticano. Fuera del Vaticano, pero pegado a los muros. Nunca había visto la parte de atrás. Tantas veces he visto la parte delantera, y ésta es la primera que recorro todo el perímetro.

Tras la comida, me han exprimido bien a preguntas. Proceso penoso, no por el tema, sino porque he tenido que hablar en italiano todo el tiempo. Al final me he cansado y cada vez que me ha venido el capricho de insertar una palabra en espagnolo, lo he hecho sin pudor ni dubitaciones.

Allí estaba un viejo conocido del semnario de hace veinte años, al que no había visto desde entonces. A él le he reconocido. No sé muy bien cómo me ha reconocido. Porque si cuando tenía diecisiete años me hubieran enseñado una foto mía, hubiera preguntado: ¿quién es este señor?

QUO VADIS?


Ayer, después de muchos años, pude ver una predicación que siempre me fascinó: la predicación de San Pedro en Quo Vadis. Esta predicación es de una sencillez insuperable, pero pocas veces en mi vida he escuchado una homilía mejor. Y quizá, incluso, esta sea la mejor.

Después está la imagen de San Pedro. Para mí este rostro, sus vestidos, su bastón, su voz, todo refleja la imagen perfecta, ideal, de un apóstol de Jesús. La voz tiene una calidez, una ternura, una autoridad que nunca he escuchado en ningún predicador.

En fin, os doy el link para que lo veáis. Pero si lo veis, hacedlo sin prisas, dura cinco minutos. Pero, recordadlo, es la mejor predicación que he escuchado nunca. Y eso que he escuchado a cardenales y grandes jerarquías. Aquí lo teneis.

Pero id directamente al minuto 2:22 porque el vídeo dura diez minutos. By the way, el doblaje español me parece mucho mejor que la versión original.

lunes, noviembre 23, 2009

Cosas sueltas


Sobre la mesa de mi trabajo está mi crucifijo favorito que me traje desde España, así como fotografías del Papa Juan Pablo II que me dan mucha devoción. Por la habitación, por los armarios, van colgando más y más versículos de la Biblia.

También he ido decorando mejor esos armarios, a base de las cajas más bonitas que las tiendas de alta moda dejan en la calle al cerrar el negocio. Cajas de colores lisos, resistentes, escogidas entre muchas cajas.

Cenando con el australiano, me he enterado de que aunque su soberana es la Reina de Inglaterra, sin embargo no es súbdito de Su Majestad. Y que las prerrogativas de Su Graciosa en la isla se reducen a nada. Vamos, venga, alguna cosa pequeñita le habrá reservado la Constitución. Podrá vetar algo o nombrar a alguien. Pues no.

Se ha reído mucho cuando le he dicho que cuando excaven dentro de un siglo las ruinas de la Roma actual, encontrarán entre los escombros toda una capa sedimentaria de pizzas y toneladas de helado. No sé por qué le ha hecho tanta gracia. Tampoco era un chiste de esos que hacen historia.

Ah, una última cosa. Después de los comentarios que hizo Nadal sobre la religión, he decidido no ver en el próximo año ni un solo partido de tenis. No sólo los suyos, sino los de cualquier tenista.

domingo, noviembre 22, 2009

Comentarios fortenianos a los comentarios de Rafa Nadal

He leído las declaraciones de Rafa Nadal sobre la religión. Sus declaraciones en el diario La Información de Alicante se pueden resumir en esta frase suya: uno puede ser religioso, ateo, cristiano, musulmán, lo que sea, pero de aquí a llegar a todas las barbaridades que se han hecho por la religión es demasiado.

Después, ha rematado la faena con esta otra frase: Para mí, la religión es la mayor causa de mortalidad de la Historia.

No sé por qué al escuchar a Rafa Nadal se han enfadado tanto muchos comentaristas de medios. Me sorprendo. No deberían sorprenderse, y menos indignarse. El chico ha visto El Código da Vinci, Los Borgia, El pájaro espino y Dallas (esto último no viene mucho a cuento), lo ha mezclado todo bajo su melena, ha cotejado una serie con otra, ha visto que coincidían, ha puesto ha funcionar los engranajes de su raciocinio cogitativo, y ha sacado sus conclusiones. Mis propias conclusiones, que diría él.

Así que aunque estas frases tenístico-teológicas suyas han causado soliviantados comentarios por toda la península, yo francamente no haría mucha sangre, si se me permite una muy afortunada expresión. Como tantas otras expresiones que orlan estos post, sea dicho de paso, aunque rara vez me autoelogie por ello.

Rafa Nadal no es Von Baltasar. No conozco a ningún gran teólogo que haya jugado al tenis. ¿Os imagináis a Ireneo de Lion jugando al tenis? ¿O lo que sería peor todavía, a Gregorio Nacianceno o al venerable Beda? ¿Es que a alguien le puede entrar en la cabeza ver a un Tomás de Aquino correteando sobre la pista? No. ¿Verdad que no? Pues no, claro.

Así que Rafa (Nadal), menos Ágora y más Piñeiro. No, Piñeiro tampoco. Mejor infórmate en The American papist o en Flor del Carmelo. La Loca Historia del Mundo, tampoco es fuente de referencia para formarse opiniones sobre la Historia de la Iglesia.

Sí, Nadal, hijo mío, la religión ha sido causa de algunas muertes y de algunos sustos, sí, sí. Pero también ha sido una de no desdeñable causa de natalidad en la Historia.

sábado, noviembre 21, 2009

Ah, Roma, Roma


El pasado miércoles tuve el placer de ir a la Basílica de San Pablo Extramuros el día de la fiesta de la dedicación de esa misma basílica.

Os puedo asegurar que la belleza del ábside, un ábside que perteneció a la primitiva basílica, ejercía sobre mí una fascinación hipnótica. Era algo tan impresionantemente bello que como un imán atraía mi mirada durante toda la celebración eucarística.

Ya el presbiterio, con los benedictinos con sus hábitos negros a un lado, y con los celebrantes con sus casullas blancas al otro, formaban un conjunto tan armonioso, que me parecía estar dentro de una escena pictórica.

Y después, claro, saber que allí, justo debajo del altar, estaba ni más ni menos que el cuerpo que contuvo el alma de San Pablo. Casi nada.
Ah, Roma, Roma, nuestro Lasa (Tibet), nuestra Meca, nuestra Jerusalén de la Nueva Alianza. Qué magníficos templos ornan tu belleza. Cada semana celebro en una iglesia distinta. Puedo seguir cambiando de iglesias, sin repetirme durante media vida. Todos los ritos están aquí, todas las espiritualidades, todas las razas y lenguas.

Bueno, mañana hablaré de Rafa Nadal y sus declaraciones sobre la Iglesia.

jueves, noviembre 19, 2009

Geografía de mi habitación


En centro esencial de mi habitación es mi mesa de trabajo, mi pequeño scriptorium. Con una gran pantalla de ordenador en el centro, un crucifijo de estilo neogótico a mi izquierda, y el ordenador (cuadrado de un palmo por un palmo) encima del extremo derecho. Delante de la pantalla del ordenador, un montoncito ordenado de papeles.

Me gusta tener la mesa donde trabajo lo más vacía que puedo. Los archivos de papeles están en los armarios, pero sobre la mesa sólo esencial. Cuatro bolígrafos de cuatro colores (cada color tiene un significado jerárquico en mis escritos, jerárquico en cuanto a la importancia de las ideas), dos estampas de Juan Pablo II, una lista con los tiempos verbales italianos. Para disponer de amplitud, incluso la lámpara y el reloj han sido puestos a mano, pero sobre un armario vertical.
El resto de la pared está ocupado por dos armarios verticales para mi escasa ropa, toda clerical. Aquí en Roma siempre visto sotana con alzacuellos romano.

El lecho a mis espaldas es estrecho. Me compré un edredón. Dado que una manta es algo que se usa todos los días, opté por comprar la mía, que al final fue un edredón, pensando que aquí haría frío, o al menos algo de frío. Pero a mediados de noviembre, todavía salgo a pasear tras la cena (con un cura venezolano que es una eminencia de la filosofía) con sotana sin jersey debajo. No hace falta ponerse nada encima, el clima es como el del Edén.

Me compré una buena silla, porque en la mesa de estudio se pasan muchas horas. La Biblia está siempre abierta a la entrada de mi habitación. Y varios versículos que he escrito, cuelgan de distintos lugares de mis armarios para verlos a menudo.

miércoles, noviembre 18, 2009

El día que me puse a correr por una basílica


Había ido a concelebrar a esa basílica, porque hoy era la fiesta de la dedicación de ese templo. Tras la celebración me quedé un rato hablando con varios monjes. Me despedí y salí de la sacristía. Pensaba quedarme un rato visitando la iglesia, pero al ir por el transepto vi que debían estar ya desalojándola, porque ya estaba vacío. Bajé a la nave central y me dije: vaya, que vacío está esto.

Caminando hacia la salida, me di cuenta de que no es que estuvieran desalojándola, sino que ya estaba vacía. Seguí andando hacia la salida, la nave central era larguísima. De pronto me entra un pensamiento: no se ve nadie, absolutamente nadie. ¿Y si cuando llego a la salida está cerrada? ¿Y si cuando vuelvo a la sacristía, también está cerrada?

Llegué a la salida, y efectivamente estaba cerrada. De inmediato comencé a caminar hacia la sacristía. Pero tardaría bastante en llegar. La basílica era tan grande que aun gritando no me hubieran escuchado. Y pensé: ¿y si ahora se empiezan a apagar las luces? No tengo teléfono móvil. Nadie me escucharía desde fuera. Sin luces, ni siquiera podría llegar a la sacristía.

Fue entonces cuando pensé que la cosa no era ninguna tontería y que estaba en serio peligro de quedarme encerrado, a oscuras y sin poder escribir el post de la noche. Entonces corrí con mi sotana por la nave central. Aun así, me tomó mi tiempo llegar hasta el extremo del transepto derecho. Ya sólo quedaba una persona en la sacristía. Buf.

O mejor dicho: buff!

martes, noviembre 17, 2009

Grandes hombres

Lo creáis o no, hoy he visto a Berlusconi. Pasaba por un lugar del centro, y al ver en un cruce de calles que los guardias no eran los normales, sino que eran de los del tipo por-aquí-pasa-alguien-importante, he aguzado mis cinco sentidos, incluido el del gusto, y al final en un coche de vidrios tintados, lo he visto.

Lo he visto, porque el coche iba en un ángulo justo que me permitía con la luz ver el asiento de atrás. Si llega a cambiar un poco el ángulo, sólo hubiera visto un vidrio oscuro.
Berlusconi iba hablando por el móvil, muy inclinado hacia atrás en su amplio asiento de su impresionante coche.

Roma estos días está revolucionada. No sé qué reunión hay aquí de la FAO y los coches oficiales van y vienen, con gran despliegue de sirenas.
Es lógico, lo que antes eran lictores, carros, laureles y pompas, ahora la moda lo ha transformado en hileras de coches negros con vidrios tintados y giratorios puestos sobre el capó con un cable en espiral que se mete dentro.

Yo prefería los lictores y los cuatro caballos de la cuadriga, caballos blancos. Pero la hilera de coches impresiona, sí, ciertamente. Todo ser humano merecería alguna vez en su vida ser protagonista de toda esa parafernalia de escoltas y urgencias y prisas y no tener que respetar los semáforos en los cruces. Ni siquiera un día, bastaría con una hora. Sólo por probar.

lunes, noviembre 16, 2009

El post de hoy no es continuación de ningún otro post conocido anterior o posterior

Me preguntaba hoy en un ratito de la mañana, qué es lo que escribiría hoy por la tarde. No se me ocurre nada, he pensado. Pero hete aquí, que la realidad ha venido en mi ayuda. Por la tarde, cuando volvía de decir misa, he visto un montón de policía. Mucha policía, pero mucha. Toda la calle que tenía enfrente, recta, estaba llena de coches con las luces giratorias.

Lo primero que he pensado, era que había habido un golpe de estado. No me extrañaba, tal como iban las cosas. Especialmente la circulación rodada, cada vez más caótica.

Literariamente hablando un golpe de estado en Italia no tiene tanto interés, como un golpe de estado en el Vaticano.

Pero cuando estaba pensando esto, han pasado los coches de policía, y más coches, y más coches. Algunos con las puertas medio abiertas incluso. También agentes sin uniforme que de pronto se bajaban de una moto y paraban el tráfico con una señal. De pronto, el frenesí protector se ha hecho más intenso: guardaespaldas a pie corriendo, motos con policías de paisano, coches de altísima gama. Que hubiera venido Rockefeller a la ciudad era una posibilidad.

Pero miro a un coche, a uno de tantos, y en el asiento de delante, veo al protagonista de toda esa ceremonia del poder: Gadafi.

Lo he visto y me ha visto (yo estaba en la acera).

Y al verlo he pensado: hoy ya tengo post.

domingo, noviembre 15, 2009

La catedral del Papa: San Juan de Letrán


(Continúa el post de ayer)

El templo, ante mis ojos, lucía con una hermosura sin igual. Las gigantescas estatuas de los doce Apóstoles recorrían la nave, 130 metros hasta el ábside. Un ábside con un mosaico como los que decoraban las iglesias cristianas del lejano siglo III o IV, más o menos. Todo era impresionante. El mosaico representaba la Cruz de la que salían cuatro corrientes de agua de las que bebían dos ciervos y varios corderos.

El baldaquino como una gran torre gótica. El altar de una belleza que no me cansaba de admirarla. La Sede de Pedro, sin palabras. El sagrario de la catedral, con su forma de templo, un tabernáculo espléndido, formidable, una obra de arte que debe pesar unos trescientos kilos. El artesonado de la basílica, el suelo de la basílica. Y todo esto con un coro fantástico, con un órgano que me dejaba sin habla, en medio de una liturgia llena de fasto.

Frente al lugar donde yo estaba sentado durante la ceremonia, estaba la puerta de entrada del crucero. Y veía como los turistas que entraban despistados, sin saber muy bien qué había dentro, entraban por la puerta y quedaban deslumbrados, atónitos, preguntándose si era posible lo que estaban viendo. Y no penséis que exagero, porque aquella liturgia romana estaba envuelta del resplandor de la Divinidad.

sábado, noviembre 14, 2009

Bañándome con los amigos

Sigue el post de ayer.

Y la Iglesia de pronto se encontraba con aquel regalo. El Papa traslado su curia, una curia pequeña, de quizá unas cuarenta personas a ese palacio. Y transformó, limpió y adecentó la basílica para hacer de ella el primer gran templo cristiano. El primer gran templo nos lo regalaron. Fue un presente de Dios a su rebaño.

Al entrar yo en la basílica, no podía dejar de imaginar cómo debía ser aquella basílica del tiempo de Constantino. ¿Qué tipos de cambios harían? ¡Un inmenso templo para el culto a Dios!, así lo debieron ver. La alegría de aquella comunidad debió ser inmensa. No me era difícil imaginar con qué ilusión hubieron de trabajar todos, recién salidos de las persecuciones. Aquello les debió parecer un sueño.
Las puertas de la basílica con el pasar de los siglos, se cambiarían. ¿Y cuáles se trajeron? Las puertas de bronce del edificio del Senado Romano. A veces, la realidad nos obliga a reconocer que el triunfo del cristianismo sobre la dura, férrea y opresora Roma fue absoluto, total, incuestionable. Por si esto fuera poco, los suelos de la basílica, se rehicieron en la Edad Media de estilo cosmatesco, con trozos de las ruinas de Roma. Los suelos que pisarían los renacidos por el bautismo serían los mármoles recogidos de las ruinas de la antigua dominadora.

viernes, noviembre 13, 2009

Me lo paso bien con los amigos


Aunque tuve que interrumpir por problemas de conexión el tema que había comenzado, continúo hoy. Os contaba mi peregrinación a la Basílica de San Juan de Letrán. Y al entrar en ella, me imaginé cómo de alegres debieron estar los cristianos, cuando el emperador Constantino regaló la basílica a la Iglesia.

Acababan las persecuciones y de pronto la Iglesia se encontraba con aquel regalo. El Papa trasladó su curia, una curia pequeña, de quizá unas cuarenta personas a ese palacio. Y transformó, limpió y adecentó la basílica para hacer de ella el primer gran templo cristiano. El primer gran templo nos lo regalaron. Fue un presente de Dios a su rebaño.

Al entrar yo en la basílica, no podía dejar de imaginar cómo debía ser aquella basílica del tiempo de Constantino. ¿Qué tipos de cambios harían? ¡Un inmenso templo para el culto a Dios!, así lo debieron ver. La alegría de aquella comunidad debió ser inmensa. No me era difícil imaginar con qué ilusión hubieron de trabajar todos, recién salidos de las persecuciones. Aquello les debió parecer un sueño.

En mi pequeña peregrinación, reviví todo eso, con sencillez, de un modo casi infantil. Por eso disfruté tanto al entrar por esas puertas.

(Nota: es posible que alguna vez la foto del post no concuerde del todo con el tema del mismo post.)

jueves, noviembre 12, 2009

Aquí estoy yo con mi nuevo amigo


Perdonad que ayer no hubiera post, pero es que ayer no tuve Internet. El Internet que sufro desde que llegué a esta ciudad, es una continua fuente de santificación que fortalece mi virtud de la paciencia. A veces, para que se cargue la página de elmundo.es tengo que tardar varios minutos. A veces, el correo hasta tres y cuatro intentos para cargarse. Hasta la página de google requiere su tiempo.

Pero todo lo llevo de un modo admirablemente resignado. Después de la caída del Imperio Romano, que haya problemas con la conexión de Internet parece una cuestión menor.

Como curiosidad os diré que todos los martes en la cena nos ponen pizza. Yo no me había dado cuenta, pero aquí hay varios italianos que han estudiado el menú buscando las repeticiones estadísticas. Y ésta era clara: todos los martes.
El caso es que me voy dando cuenta de que los miércoles se repite la berenjena (los italianos son muy dados a la berenjena con queso por encima), y los jueves la pechuga de pollo. Todos los días de primero, eso sí, hay pasta.

Aquí se come en mesas de cuatro, lo que favorece la conversación. Si bien, en el comedor hay dos mesas de seis. Al cura coreano, le hemos bautizado hoy con otro nombre: Chong-chong. El que tenía nos parece poco coreano. A Francis, de Nigeria, ya le hemos dicho que Francis suena poco nigeriano, y que desde ahora sería Ngun-tú. Hay un cura de Galilea, ya os dije. Varios del Este de Europa. Y uno que es el más gracioso del mundo, de Sicilia.

martes, noviembre 10, 2009

El martes, un día de felicidad espiritual


Aquella mañana, durante el desayuno, estaba feliz: por primera vez en mi vida iba a celebrar la fiesta de la Dedicación de la basílica de San Juan de Letrán en la misma Basílica de San Juan de Letrán.

Planteé mi ida al templo como una peregrinación. Durante los cincuenta minutos que me costó subir hasta aquella altura de Roma, fui orando. Era un día gris que amenazaba lluvia.
Durante el camino recé el breviario por las anchas aceras y fui con un gran contento espiritual sabiendo que me dirigía hacia la catedral del Papa, hacia el único templo del mundo donde tiene su sede el Sucesor de Pedro.

Cuando entré por los arcos de su fachada y atravesé su monumental atrio, me encontré ante el impacto de sus cinco naves. Y digo que fue un impacto porque en los días anteriores había leído mucho acerca de la historia de ese templo.

Había leído tanto acerca de cómo el palacio de la familia Lateranense había sido confiscado por Nerón, y como en tiempos de Constantino había sido regalado al obispo de Roma, junto a la basílica, que se empleaba entonces como mercado, lugar de comercio y para asuntos civiles que iban desde juicios hasta discusiones políticas. La basílica era como un gran espacio cubierto. Óptimo para días de lluvia y frío, necesario también para resguardarse del sol en los tórridos días de verano.

Pero seguiré mañana. Ahora debo continuar con otras ocupaciones, siempre trabajo un poco después de la cena. Y antes de irme a la cama leo la Biblia un rato, voy a la capilla y rezo completas.

lunes, noviembre 09, 2009

Un día feliz de mi vida

Hoy he tenido uno de los más grandes placeres de mi vida. Un día que recordaré.

Durante años, he rezado en el breviario la fiesta de la Dedicación de la Basílica de Letrán. Durante tres lustros, he puesto las cintas del misal en el común de dedicación de templos. Pero nunca he sabido a ciencia cierta el por qué tenía tanta importancia la dedicación de un templo, siendo que en la Iglesia los hay a miles.

Éste era de Roma, bien. Pero también los hay en la tierra donde nació Jesús. En la misma Roma, está el Vaticano y no celebramos su dedicación.

Traté de leer algo acerca del por qué de esta fiesta. Pero nada. Bien es cierto que en aquel entonces no tenía Internet, aunque ya existía. Después existió, pero lo que se me había pasado (sin darme cuenta) era la curiosidad.

Cada año al llegar el 9 de noviembre, rezaba unas oraciones especiales y cerraba el breviario sin preguntarme más cosas.

Pero hoy, precisamente hoy, cuando me he dirigido al altar de la basílica de San Juan de Letrán, revestido con una casulla preciosa, en medio de los canónigos de la basílica, en medio del coro que a varias voces cantaba una música celestial, ya lo sabía todo y ha sido emocionante. Claro que voy a sacar a relucir mi lado más sádico y os diré que mañana continuaré. Je, je, je.

Escuchad, no es por fastidiaros. Pero es que a cierta hora de la noche (este es un blog nocturno), voy a la capilla a rezar. Y tengo que elegir entre continuar el post, o mis deberes.

domingo, noviembre 08, 2009

Un dibujo de la Virgen

Alguien me preguntó si no tenía una imagen de la Virgen en mi habitación de Roma. Pues pensé comprar una, pero ninguna me satisfacía plenamente. Y se me ocurrió dibujar una yo mismo. (Nota: el padre Fortea pinta.) Pensé en pintar una Virgen María de estilo medieval, algo muy arcaico. Una Virgen embarazada, y que se viera (al estilo de los dibujos medievales) que dentro estaba Cristo. Un Cristo con los brazos en cruz, hierático, coronado con un nimbo cruciforme. Y que dentro del Cristo se viera a la Iglesia, en forma de construcción con arcos y gente dentro.
Todavía no lo he hecho. A ratos perdidos, lo pienso hacer.

Un día de otoño

Bueno, ya se han acabado los post sobre los góticos. Así que os puedo contar alguna cosa sobre mi vida cotidiana. Aquí no deja de llover. Llueve todo el día, un día gris, oscuro. Lleva lloviendo desde hace tres días.

Por la noche, ha caído cerca del collegio un rayo. El estruendo ha sido tan fuerte, que ha despertado a todos los residentes. Yo, en concreto, he soñado que había caído una bomba atómica. No lo digo en broma, el último pensamiento que he tenido antes de abrir los ojos ha sido ese. Se ha mezclado el sueño con la realidad. Es algo que a veces pasa: que la realidad (un ruido, el despertador, ganas de ir al aseo) se introducen en el sueño, y el sueño busca una justificación para esa irrupción del mundo real.

En mi caso, con el trueno, no he llegado a despertarme completamente. De forma, que de inmediato el sueño ha seguido con ese argumento. Y pensaba (en el sueño) que era una pena que hubiera caído en Roma: tantas capillas, tantas pinturas en los techos, tantos altares. Es curioso, he pensado en esas tres cosas. Podía haber pensado en otras. Pero he pensado en las capillas, en las pinturas (de los techos) y en los altares. Cosas de los sueños, porque a los humanos que vivían entre esas obras de arte, que les den por saco. No sólo eso, sino que encima he pensado: ojalá que hubiera caído en otra ciudad, una ciudad de esas modernas, feas, con edificios horribles. Pero no soy culpable, ni si quiera un poco, no tenía ni advertencia, ni consentimiento, estaba dormido.

Acto seguido he soñado que iba a una tienda a comprar una bata, unas zapatillas y una manta. Lo cual no tiene mucha relación con lo de la bomba atómica. Pero nadie ha dicho que los sueños tengan un índice que proceda de un modo lógico. Aunque deben tener su lógica, sólo que no la conocemos.

sábado, noviembre 07, 2009

Cómo ser gótico en treinta sencillos pasos VIII


TIENE QUE GUSTARTE AENIMA DE TOOL y decir que te molan mazo y que Tool son "la polla". Por supuesto, todos estos grupos son mazo de komplikados y solo pueden ahondar en tu dolor. Eso es, kolega.

Cuanto más cuero y más parafernalia mejor. Tú no eres ningún blandengue. Si alguien te pregunta, di que es la "Expresión mas elevada del dolor y la abnegación". Si hay dudas, consulta el diccionario de la RAE.

-Eres gótico. Se acabó veranear en Benalmádena. ¿¿Es que quieres ponerte moreno o qué??
Y por supuesto, quieres cargarte a tu madre. Nota: para ser el más cool, has de decir "Mi vieja" no "mi madre", porque ello indica parentesco con ese ser tan mediocre que te ha criado.

-Dibujarás muñecas vudú, monigotes de inefable estilo burtoniano. Es obvio que dibujas mal y que la originalidad no venía en tu lote, pero ¿qué importa? Tú sólo quieres transmitir ese hondo dolor que sufres en silencio.

viernes, noviembre 06, 2009

El bello oficio de predicar III

Hay personas que les gusta mucho viajar. Es cierto que hay gente que ama la aventura, charlar todo el día, ir de un sitio a otro. Pero son pocas esas personas. La mayoría de los que por trabajo tienen que viajar, siempre comentan lo duro que es. La primera vez en mi vida, hace ya unos siete años, que hice un viaje de apostolado de un mes entero, sencillamente creí que no iba a poder. Tuve esa sensación en la primera semana, al cuarto día. Recuerdo que me arrodillé en la habitación de mi hotel y le dije al Señor que si no me daba fuerza, que me iba a resultar imposible. Los cuatro primeros días fueron muy cansados, cuando pensaba que me quedaba un mes entero, creí que la carga sería superior a mis fuerzas.

Pero en los siguientes días me fui sintiendo mejor. Y al final, cambiaba de ciudad, daba otra charla, cambiaba de ciudad, daba otra conferencia, y no sentía cansancio. Podría haber seguido así de forma indefinida. Podría haber seguido un año entero al ritmo: otro día, otra ciudad, otra conferencia.

Yo creo que en los primeros días me tentó el demonio. Al fin y al cabo hablaba de él. Pero después, salvo una ronquera persistente de hablar tanto, fue como trabajar en mi parroquia.

Cómo ser gótico en siete sencillos pasos VII


5-Tus preferencias únicas y personales: Son tan personales y propias que sólo las profesan todos los góticos del mundo. Menos mal. Te daremos una lista detallada para que no te pierdas.
-Tus películas preferidas han de ser El Cuervo, Pesadilla antes de Navidad, Nosferatu, Drácula de Coppola, Freaks y cualquier otra película que ilustre la búsqueda de lo trascendente y el dolor de la soledad.

-Tus autores favoritos no pueden ser otros que: Lord Byron, Baudelaire, Edgar allan Poe, HP Lovecraft, y por supuesto Nietzsche. Es importantísimo que te hayas leído todo lo de Nietzsche.

-Deben encantarte grupos como: NIN, Manson, Bauhaus, Psychotica, Lacrimosa, The cure y lo que se tercie. Da igual que no los hayas escuchado, sólo di que te gustan y que te transportan a otro universo.

Cómo ser gótico en seis pasos VI


Para ser un Manostijeras: Tu estilo remite a las ciberpunktorturadas femeninas. El pelo ha de ser corto y desgreñado, las hebillas metálicas y todas las horteradas plateadas que puedas colgarte del cuello. Cuantas más mejor. Y sin ningún concierto. Como te da igual lo que piense la sociedad de ti porque eres misántropo, no importa que te confundan con el hermano siniestro del negro del Equipo A.
Un par de transparencias te sentarán magníficamente, y los aros en las orejas también. Ten claro que este año se lleva el Estilo Orco de Jean Paul Gaultier.
4-Tus compañeros existenciales: Jajaja, qué gracia. Eres misántropo. Si no, que se lo pregunten a los 110 contactos que tienes en tu agenda de tu móvil. Pero claro, necesitas rodearte de patanes para comprobar lo angustiosa que es su mediocridad y lo lejos que estás tú de ella.

Buscarás a un compañero/a de ataúd. MUY IMPORTANTE: DEBE SER GÓTICO COMO TÚ. Si no, ¿¿Cómo entenderá tu terrible destino?? ¿¿Quién te sujetará el khol negro para que te pintes los ojos?? Alguien no-gótico no puede hacerlo. Así que búscate uno de los tuyos, y cuando sea vuestro aniversario, haced un pacto de sangre para simbolizar vuestro amor eterno de 4 meses.
Regalar cruces, rosas negras y alguna Living Dead Doll es imprescindible.

miércoles, noviembre 04, 2009

Cómo ser gótico en cinco pasos V


El pelo; siempre negro, también negro natural. Y mejor si es largo, pero ya sabemos que la alopecia no perdona, así que respirad tranquilos: desde que Maynard está de moda, es muy in llevar la cabeza rapada, o con una bonita cresta.
Y SIEMPRE debes ir ajustado, aunque los pantalones te queden efecto-guante-de- látex. Por supuesto, el sol te provoca espasmos: mejor aún, declárate fotofóbico. No, No: ERES FOTOSENSIBLE, como los vampiros. Siempre gafas de sol, estés donde estés. Eres pálido, delicado y espectral.

Tú también debes conservarte delgado, porque el Look Auschwitz pega fuerte siempre. A la hora de vestirte, puedes elegir entre: el look Entrevista con el vampiro y el Look Eduardo Manostijeras.

Para ser un Entrevistado: Tu ídolo debe ser o Lestat, o Louis, o Armand, o quien sea, pero siempre con un toque romántico y decadentista. Decántate por elegantes camisas con chorreras, que te darán ese aire de gitano rumano que tanto persigues.


Los abrigos, deben ser largos, negros y de corte similar al redingote del siglo dieciocho. Sería magnífico que midieras dos metros, pero si no tienes esa suerte; puedes recurrir a esas plataformas negras tan cool que se venden con trescientas hebillas. Si eres pobre, átate dos taburetes.

martes, noviembre 03, 2009

El bello trabajo de predicar

Una de las cosas que he hecho bastante en los años pasados, es predicar. O mejor dicho, giras por distintos países predicando. Podría decir que lo que daba eran charlas sobre el demonio. Pero, en el fondo, eso eran predicaciones sobre Dios. Predicar acerca del Bien Infinito a través del conocimiento del mal. Reconozco que el tema es apasionante.

Pero lo que no se imagina la gente, es lo pesadas que resultan esos viajes apostólicos. No el primer día, ni el tercero. Pero cuando uno lleva una semana, hay un deseo de regresar a casa que se va haciendo más y más fuerte. Al final, es un ansia profundísima. Eso se nota en que siempre hay un momento de los viajes, en los que uno comienza a contar los días que faltan para llegar a casa.

Cómo ser gótico en cinco pasos IV


Para ser una Ciberpunktorturada: Aquí tienes mayor libertad estilística, pero sin salirte de ciertos cánones: el pelo suele ser corto, rapado, mediobakalístico, con cresta o sin cresta, con cenicero o sin cenicero, de los colores que quieras, pero siempre chillones, aunque es preferible el negro o el platino.
Elige prendas semiMatrixeras o bien decántate por la vena punk, como Avril Lavigne, que es muy radical. Faldas escocesas, medias de rejilla rotas, imperdibles y algún que otro parche de "The exploited". No sabes quienes son, pero en Tallers los venden por dos duros.

Píntate unas buenas ojeras negras, bien remarcadas, y, las cejas han de ir totalmente depiladas, como tus vecinas las Concubinas de Satán. Elige tejidos como el neopreno o el cuero.
Y ahora los chicos. Lo primero que debéis hacer es someteros a una depilación integral. Sí, sin excusas. Un vampiro no tiene un felpudo en el pecho. Y la cara siempre perfectamente afeitada, excepto perilla, si es que optas por llevarla. A ser posible, la perilla ha de imitar la de Reznor en The Perfect Drug.

El pelo; siempre negro, también negro natural. Y mejor si es largo, pero ya sabemos que la alopecia no perdona, así que respirad tranquilos: desde que Maynard está de moda, es muy in llevar la cabeza rapada, o con una bonita cresta.

lunes, noviembre 02, 2009

Cómo se gótico en cinco pasos III


Para ser una Virginal Joven Tenebrosa: Se exige pelo largo, cuanto más rizado y negro, mejor. Aunque aquí también se aceptan melenas cobrizas o rubias. Píntate poco (es decir, mucho, pero que no se note). Recalca ojeras: el amor que perdiste hace tres años aun te tortura por las noches, y no puedes dormir.

Por supuesto, has de estar pálida como un cadáver, y a la hora de vestir, la elección de vestidos de gasa, encaje o miriñaque de color blanco o negro son cruciales. Ah si; es crucial también tener una buena cruz, a ser posible de la marca Alchemy. Con un buen pedrusco en medio, y que te haga parecer la princesa de las gitanas.

Claro que más es menos: ponte todos los collares que puedas: cruces pequeñas, cascabeles, cruces invertidas, calaveras, murciélagos, signos cabalísticos que no entiendes pero que te da igual, y todo mezclado. Nadie puede llamarte hortera. Eres la princesa de las Tinieblas. Mejor si tienes un nombre como Lacrima o Suspiria.
(continuará mañana)

domingo, noviembre 01, 2009

Cómo ser gótico en cinco pasos II

(Continúa de ayer. No haría falta decirlo porque hay un II en el título, pero algunos lectores son un poco retardadillos.)

3-El Atuendo: Y ahora pasemos a ti. Sería estupendo que te cortaras un poco para mostrar al mundo tu dolor. Cuantas más cicatrices, más profundo eres. No tiene sentido sufrir si nadie va a verte sufrir.

Primero, si eres chica, diferenciaremos entre tres vertientes, ambas igual de deseables y cool: El look Concubina de Satán , el look Virginal joven tenebrosa, y el no menos cool

Ciberpunktorturados. Para los tres es menester que tengas flequillo recto, y que además, te lo cortes tú misma. Ya sabes, a lo Betty Page. Y si tienes parkinson, que te lo haga otra amiga de esas que tienes pero que no te llena. El pelo ha de ser negro natural. Te recomendamos varias marcas de negro natural como Garnier o Lóreal. Porque tú lo vales.

Y debes rehuir el sol, tu piel ha de ser blanca, enfermiza, porque está claro que vas a morir joven, y dejarás un bello cadáver, aunque la esperanza de vida en tu país sea de 70 años. DEBES ESTAR DELGADA, porque las medias de rejilla si no te harán parecer un Salchichón de las Tinieblas. Ya sabemos que la belleza está en el interior, tú eres gótica, eso no te preocupa.

Bien, ahora vayamos a por las vertientes:

Para ser Concubina de Satán: Se exige pelo largo y libidinoso, aunque las pelucas también valen. Elige cualquier vestido de látex que te marque las costillas (porque debes estar delgada), a ser posible, rojo o negro, y combínalo con botas altas de látex o charol rojo o negro. Cuantas más argollas lleves en el collar, más puta de satán serás. Es por una buena causa. Este look favorece mucho a los pigmeos, pues las plataformas os elevarán un palmo del suelo. No escatiméis en pinchos, y pintaos unos generosos labios rojos o negros, y unos buenos rabos negros en los ojos.

(continuará mañana)