martes, enero 05, 2010

El lugar del mundo donde habito

Mi habitación había esperado inmóvil con todos sus versículos colgando de los armarios. La Biblia abierta esperaba a ser leída. El ordenador donde habían bullido tantas páginas, sumido en la más sepulcral quietud. Ese ordenador se había convertido en el sepulcro silencioso de tantas páginas que algún día arderán con su luz en tantas mentes que las lean: historias e historias, teología, escritos espirituales. Todo, el trabajo de meses, de años, yacía allí, en algún centímetro cuadrado de aquel disco duro.

La luz se ha vuelto a hacer en mi celda.

Me hizo ilusión ver mi colcha, la que me había comprado, mi cálido edredón, cubriendo mi estrecha cama donde tantos sueños he vivido. Los sueños no son algo que alguna vez me ocurre, sino parte de mi vida. Carentes de cualquier otra significación que la emoción de vivirlos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada