martes, enero 26, 2010

Hoy ha estado todo el día lloviendo en Roma


Sensaciones

Las botellas de vino de las sacristías tienen tapón de corcho con tapa superior de plástico. Cuando este tapón está apretado y se destapa la botella, en el silencio de la sacristía hace un sonido muy característico. Es un sonido agudo pero como acolchadamente amortiguado.

El olor a crema que despiden algunas pastelerías con la puerta abierta.

El tenue aroma a chocolate que descubres en la habitación de alguien que hace poco se ha tomado un bombón. Un olor a chocolate fundido, muy débil, pero característico.

Las manos frías que te las frotas hasta que se calientan, y después te las llevas a la cara para sentir ese calor tan especial, tan agradable.

La sensación del edredón que te cubre hasta la nariz en una noche fría, mientras escuchas como llueve detrás de la ventana.

La sensación de acostarse muy cansado, y sentir como el sueño te invade como una fuerza poderosa, irresistible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario