viernes, febrero 05, 2010

Barbastro: alguno pensara

En la foto salgo con uno de mis antepasados, uno que fue un poco bruto.


Alguno pensará que he idealizado mucho al Barbastro de los años 70. Es posible. Pero en los pocos años que he vivido, he comprobado que la calidad de una sociedad nada tiene que ver con los móviles de última generación que tenga, ni con la última Xbox, ni con la última versión de Windows.

Sólo ahora, a la mitad de mi vida, he comprendido la calidad de aquella pequeña burbuja provinciana que fue mi nido, mi casa, mi burbuja, mi microcosmos. Viví en una sociedad que, en muchos aspectos, rozaba lo ideal.

Además se venía de un pasado terrible. Algo mucho más terrible que una guerra civil. Se venía de un baño de sangre de una crueldad increíble, se venía del caos, del infierno, del más completo desorden social. Se venía de una época en la que todo el edificio de seguridades se había derrumbado.

Y por otra parte, en los 70 se veía el futuro como algo más sombrío que el presente. No era de extrañar: la televisión bombardeaba la idea, una y otra vez, de la explosión demográfica. Las personas se reproducirían como conejos y lucharíamos a muerte hasta por la última zanahoria.

El resultado es que se veía esa época como una época buena entre un pasado espantoso y un futuro incierto. Yo me acuerdo de infinidad de conversaciones sobre ese tema entre los mayores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario