sábado, febrero 20, 2010

Conversaciones de sacristia

Pues mire usted, normalmente estoy feliz porque no deseo nada como un budista, adoro a Dios con el celo de un buen musulmán, honro a Dios como un judío ortodoxo, y vivo el cristianismo en una mezcla heterogénea y algo caprichosa de sus muchas modalidades, eso sí, dentro de una sola fe.

Lo único que no le perdonaré es que en su iglesia ponga flores de plástico y velas eléctricas.

-¿Y usted siempre lleva sotana?, preguntó la sacristana.
-Pues sí.

-Vaya. Ya veo.
-España y yo somos así.

No hay comentarios:

Publicar un comentario