domingo, febrero 21, 2010

Me acompañas? Hoy no puedo.

Hay un polaco con el que vivo que lleva varios días pidiéndome que le acompañe a rezar a la Cripta de los Papas, para rezar un rato delante del sepulcro de Juan Pablo II. Siempre hay gente rezando delante de esa lápida. Delante de las otras, no. Pero delante de la de Juan Pablo, siempre hay gente arrodillada. En invierno, a una hora normal, nunca hay menos de diez personas rezando.

Hay un australiano que siempre habla y se mueve como Rex Harrison. Esto los anglosajones lo llevan en la sangre: ceremonia, clase, prudencia, ni una palabra más alta que la otra.

Los italianos son todo vivacidad, movimiento, picardía, chistes y gesticulación con las manos. He catalogado unos treinta gestos esenciales con las manos en una conversación normal.

El coreano escucha. Te mira con los ojos abiertos mientras el flequillo lacio le cae hasta las cejas. Nunca hace comentarios personales. Responde a las preguntas y, como un gato, siempre pasará sin hacer ruido.

Los africanos son variados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario