miércoles, marzo 17, 2010

Alicia en el País de las Maravillas


Sobre Alicia en el País de las Maravillas que vi ayer, no puedo decir mucho. Visualmente es portentosa, pero se trata sólo de una colección de escenas. La película carece totalmente de historia, sólo son cuadros.

Lo lamento, porque Tim Burton en Sleepy Hollow sí que hizo una relectura de la historia Washington Irving. Y Alicia se prestaba mucho más a una compleja reelaboración que no la historia del jinete sin cabeza.

Si estuviera de humor, tal vez me animara a hacer una lectura eclesiástica del cuento de Alicia. Pero acabo de llegar de una cena con unos amigos y me voy a la cama ya. Eso sí, en la cena me he reído y he comido bombones. El gato de los dueños se ha divertido comprobando sus garras en la parte trasera de mi sotana. En cuanto he oído la tela rasgada, he saltado como un perro contra el gato. Para un día que me pongo la sotana buena, sale este gato. En fin, me encantan los gatos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario