sábado, marzo 06, 2010

La misa tradicional III


He conocido misas en las que todo era rito y misas en las que nada parecía rito. Digo que he conocido misas en las que nada parecía rito, porque he estado en misas en las que todo aun siendo rito y haciéndose según el rito, aun así, tenía tanta vida que parecía improvisado. Hasta el padrenuestro parecía improvisado. Hasta la fórmula de la consagración parecía que se le ocurriera en ese momento al celebrante.

Misas en las que todo es rito, misas en las que nada parece rito. Misas en las que el oficiante parece el Sumo Sacerdote del Templo, misas en las que el oficiante parece un padre judío que nos ha invitado al sabath alrededor de una mesa.


Sí, amo a la Iglesia en toda su variedad. No lo digo por quedar bien ante nadie. Lo digo porque lo siento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario