lunes, marzo 15, 2010

La venganza de Adán y Eva


En la foto tengo buen aspecto, pero hoy el final de mi día no ha sido todo lo bueno que quisiera. No sé por qué, pero me ha entrado un dolor de cabeza a eso de las 3.30 de la tarde. No me dolía toda la cabeza sino una parte, la mitad derecha, algo menos para ser exacto.

El dolor no era fuerte, no eran pinchazos (esos pinchazos de los que la gente se queja), ni tampoco la sensación de que me estallara. Era más bien como un dolor general sordo. Pero ese dolor me ha revuelto el estómago a las 6.00 de la tarde.

Este tipo de mal de cabeza, me da una vez cada dos o tres meses. Y cuando me da, se me revuelve el estómago.

Menos mal que a la hora de la cena, las 8.00, gozaba de buen apetito. Y dos horas después el dolor había desaparecido.
Por un momento he pensado que podría tratarse de alguna venganza por lo de Adán y Eva. Pero no. Ahora me siento bien. Ah, también he visto a la Alicia Burtoniana con un cura rumano. No es una relectura del clásico, tan sólo una reelaboración visual del cuento de Disney. Eso sí, una gran fiesta para los ojos. Menos mal que me he sentado un poco lejos de la pantalla. Con los efectos 3D si estoy cerca me mareo.
A lo mejor este post a algunos les parecerá de poco calado teológico. Pero no se dejen engañar, seguro que hay biblistas que encontrán que todo lo que he dicho en el post es símbolo y parábola de realidades muy profundas. Eso sí, algunos han puesto en duda mi existencia. Pero no, creo que las dudas acerca de mi inexistencia han sido francamente exageradas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario