viernes, marzo 26, 2010

Sin novedad en el alcázar



Ay, este blog que siempre ha estado dedicado a los gatos y a la superación del meridiano de los 40, enfangado en la persecución de herejes. Este blog que siempre ha sido tan pacífico.

Y el caso es que le he cogido gusto a la cosa. ¡Hoy hasta he mirado a ver si Masiá había dicho alguna cosa! Pero nada, no hay moros en la costa. He dado una vuelta por ahí, a ver si quemaba alguna cosa.

Y es que cómo hoy se han marchado casi todos ya de vacaciones y nos hemos quedado cuatro gatos en el collegio, andaba un poco desanimado.

Hasta he pensado en llamar a Masía: oye, ¿por qué no dices alguna cosa?, te veo muy apagado.

Al final, he decidido coger un poco de chocolate y ver la última parte de una película tan mala que prefiero ni mencionar el título. La verdad, no sé para qué la he visto hasta los créditos.

Bueno, el día toca a su fin. Hoy la tesis ha avanzado bastante. Muchas horas de trabajo, mucho interés y mucha concentración. Y claro, la tesis medra.

Durante esta mañana, me ha llevado más de una hora encontrar una dichosa información para la tesis, que al final estaba en el último rincón de toda la patrología griega. Bueno, me voy a dormir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario