viernes, abril 09, 2010

Corea, miel y el comedor de nuevo

Hoy tambien he ido a la misa estacional. Las misas estacionales duran toda la cuaresma y la primera semana de la Pascua. Hoy era en un lugar para mi muy, pero que muy, especial: el Panteon.

Especialmente los de mi generacion somos hijos de Roma, como de las polis griegas. Buena parte de nuestro mundo mental en la escuela se desarrollaba en las orillas de esas afortunadas ciudades de la Helade, y en el mundo romano. Ahora con tanto videojuego y tanto mensaje movil, no tanto.

El Panteon de Adriano era uno de esos lugares emblematicos para mi desde la educacion secundaria. Estar sentado alli y mirar esa cupula que tantos emperadores miraron, ver como el haz de luz iba subiendo por los cuarterones de esa cupula, ha sido una bella experiencia. Sea dicho de paso, la luz iba subiendo hacia el oculo e iba perdiendo intensidad. Al final casi ya tocaba la abertura, pues el sol iba bajando.

No he podido evitar el pensar que ritos habrian tenido lugar en ese mismo lugar antes de que la verdadera fe triunfara. Ahora nosotros realizabamos otros ritos, tambien vestidos de blanco, de blanco pascual.

La gente fuera, es decir, los turistas miraban por la puerta. Con nosotros en medio de nuestros ritos, el Panteon parecia estar vivo. Como si las funciones religiosas siguieran realizandose.

Bueno, a ver si magnana tengo por fin internet, aunque sea con una solucion provisional. Hoy hemos cenado alcachofas, tortilla, pescado de lata, mandarinas y sopa de primero. Y aqui en el comedor vuelvo a tener a mi izquierda la nocilla y la miel preparada para el desayuno de magnana. El coreano me ha vuelto a dejar su portatil, eso significa que no hay hoy egnes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario