jueves, abril 15, 2010

En Caracas



Como es lógico la foto no es de Caracas, sino de Nueva York unos días antes. Pero es que de Venezuela no tengo fotos.

En la conferencia que di en Caracas me entusiasmó especialmente mi encuentro con un grupo de católicos libaneses. Es para mí siempre un placer tan grande ver cómo la fe se ha ramificado en tantos pueblos tan diversos.

Hubiera estado con ellos mucho más tiempo, pero era tanta gente la que estaba en la conferencia, que pude dedicarles a ellos en exclusiva sólo un rato.

La conferencia de Caracas estuvo bien. Como siempre estuve rodeado de tanta fe. El ardor del Espíritu Santo se contagia. Eso sí, la conferencia más bonita fue la que di en Valencia. Qué bonita. Esa hora sí que estuve lleno de inspiración. Quizá haya sido la predicación más bella y más profunda que he dado en años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario