domingo, abril 25, 2010

Haciendo las maletas para el viaje atlantico

En realidad este post lo tendría que haber puesto el primero de todos, pero bueno, lo pongo al final)

Mañana me tengo que marchar de viaje. Tengo todavía que plegar la ropa en la maleta. Me he comprado una más grande. Tengo que imprimir los billetes electrónicos que tenía esta tarde en el correo electrónico, y que ya he volcado en el disco duro del ordenador. Tengo que preparar documentos, libros para el viaje, papel, y un determinado número de cosas pequeñas: tijeras, cepillo, cargador para la máquina de afeitar, toallitas para limpiar las gafas, otro par de gafas, etc, etc.
Hacer las maletas no es un placer. Pero pondré música mientras las hago: la maleta grande de la ropa, y la maleta pequeña de los libros y de las cosas imprescindibles.
Mañana almorzaré en el aeropuerto. Pasearé por sus pasillos. Rezaré sentado en la salita de la terminal. ¿Quién me tocará al lado en el avión? Siempre me ha tocado un sujeto anodino. Recuerdo algún compañero de viaje que durante las catorce horas de vuelo sólo compartimos el saludo. No se sacó los auriculares del ipod en todo el viaje.

No hay comentarios:

Publicar un comentario