jueves, abril 08, 2010

Pensamientos sueltos en un comedor

Hoy escribo mi post en el comedor del collegio, con el ordenador del coreano. Sigo todavia sufriendo mi exilio de Internet. Si alguno me ha escrito correos, que tenga paciencia. Pero solo me conecto para el blog y poco mas. Un ratito brevisimo.

Frente a mi tengo once mesas vacias y varias cestas con todo preparado para el desayuno de magnana. Manzanas, nocilla, miel, cucharas y asi. Algunas monjas pasan por aqui. Estan acostumbradas a los problemas informaticos y que los residentes a veces vengan tras la cena a esta parte donde hay mejor cobertura de segnal.

Mi tesis ha avanzado mucho estos dias. Aunque lastrada por la falta de Internet. Hoy dia la Red se ha convertido en una fuente de informacion imprescindible. Nadie suegna con hacer una tesis solo con una biblioteca. Es mas, si tienes que buscar un versiculo de la Biblia, pones unas cuantas palabras y alguna informacion mas, y te sale el versiculo. Si necesitas un diccionario en cualquier lengua, tecleas y ya esta. Si quieres saber si alguien ha escrito un articulo sobre algo, lo mismo. Es mas, ya ni me molesto en buscar las cosas en el Codigo de Derecho Canonico, por Internet es mas facil y asi no me tengo ni que levantar de la mesa.

Nunca ha sido mas apasionante hacer una tesis que ahora. Teniendo en la habitacion la Biblioteca de las bibliotecas. Si un SAnto Tomas hubiera visto esto. Si un San Agustin lo hubiera podido atisbar. Me considero afortunado de haber podido ver esta epoca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario