martes, abril 13, 2010

Sigo con mi viaje de febrero


Después volé a Orlando y Miami. Se suponía que allí haría calor. Pero el primer día tuve que ir con mi abrigo. Me dijeron los lugareños que nunca en la vida se había visto ese frío tan al sur. No fui a Disneylandia que es lo que todos estaréis pensando.

Qué cosa tan distinta es Miami a Nueva York. Cada ciudad tiene un alma. Si Nueva York es lo imperial, los desfiladeros, la oscuridad gótica, las columnas, Roma revivida, Miami es la horizontalidad, las autopistas amplias, las palmeras, la luz, sobre todo la luz.

¡Cuántas ciudades componían el Imperio! Cada una con su alma, cada una con su carácter. Estados Unidos fue un imperio bello.

No hay comentarios:

Publicar un comentario