lunes, mayo 24, 2010

Las células no son malas


Todas las mañanas me levanto en vilo. Lo primero que me pregunto es ¿qué habrá hecho algún cura hoy en alguna parte del mundo?

Somos medio millón repartidos por los cinco continentes. Probablemente habrá algún capellán hasta en el Polo Sur.

Menos mal que los periodistas son buena gente, dispuestos a mirar a otro lado, dispuestos a cubrir con la capa de la caridad aquello que sea preferible callar que proclamar.

Lo cierto es que al ser medio millón, lo que me extraña es que no ocurran más cosas. Tras el desayuno, leo las noticias religiosas. ¿Qué habrán hecho hoy? ¿Alguno habrá querido incendiar Roma? ¿Alguno habrá declarado que el único rito verdadero y válido es el gelasiano-otoniano? ¿Alguno habrá fundado la hermandad lefevriano-stalinista?

Somos muchos, y con que de cada mil curas haya uno que haga las cosas mal, eso da un resultado de quinientos. Es decir, casi dos noticias al día durante un año, sin repetirse, con caras nuevas. Contando con que un cura, a veces, da para tres o cuatro titulares, no es de extrañar que los periodistas coman de su trabajo.

Y eso contando con que ojalá hubiera un cura malo/perverso/malvado por cada mil. Ni el Colegio Apostólico tuvo un índice de éxito tan alto.

En fin, mañana me levantaré y veré que ha hecho algún cura en alguna parte del mundo. Pero la estadística me ha demostrado que las cosas no están tan mal. Si hacemos caso a la estadística, lo cierto es que hay demasiados pocos casos. Algo para que haya tan pocos caso de casi todo. La estadística me reconforta. La estadística es una ciencia mucho más exacta que la informática o la medicina.

Es curioso, acabo de ver que las células tienen también microtúbulos y un aparato de Golgi. ¿Qué habrá sido de la célula del otro día? Prefiero que hablen de células que de curas. De las células, nunca hablan mal. No hay tradición de hablar mal de las células.

1 comentario:

  1. Anónimo7:49 a. m.

    Sólo cuando aquellas células se vuelven cancerosas, se reproducen sin mediar palabra...sólo ahí si...

    ResponderEliminar