lunes, junio 21, 2010

El doctor House


Acabo de venir de urgencias. Resulta que a eso de las nueve de la noche, me ha entrado un dolor en el entrecejo muy fuerte acompañado de nauseas y ganas de vomitar. Un proceso infeccioso, quizá sinusitis, parece que es la causa.


Lo cierto es que me he puesto tan mal, que ya no era cuestión de aguantar más. Así que me he ido al hospital. La amable señora que nos ha triado, me ha dado una prioridad moderada, a pesar de que era visible lo verdaderamente mal que me encontraba.


Al darme esa mínima prioridad, todos han ido pasando delante de mí. Y así he pasado dos horas en la sala de espera. Lo gracioso es que me sentía tan mal, que he inclinado la cabeza hacia atrás, la he apoyado en la pared, me he repantigado, y me he quedado amodorrado durante más de una hora. Cuando me he despertado, ya me encontraba mejor. Y en la hora siguiente, casi del todo bien.


Al final, me ha recetado un antibiótico y ya veremos. Lo que es seguro es que tengo una infección en la zona de los senos que hay encima de la nariz. Bueno, me voy a dormir. Al menos con todo este agobio no he cenado, 400 gramos menos mañana al pesarme.

No hay comentarios:

Publicar un comentario