domingo, junio 13, 2010

Gota a gota


¿Por qué algunas personas que conocemos, con las que tenemos trato, que creemos nuestras amigas, a veces tienen reacciones inexplicables?

Es un misterio. Hoy sábado un compañero ha tenido una de esas extrañas reacciones. He hecho un comentario sobre la comida en la mesa. Lo último que me podía imaginar era que repitiera ese comentario a la cocinera delante de mí.

En el momento no le he dado tanta importancia, aunque me he sentido avergonzado. Pero después, pensando, me he dado cuenta de que hay que tener mala idea para hacer eso con frialdad, premeditadamente.

No le daré más importancia, ni pensaré más en el tema, y por supuesto le perdono. El asunto en sí mismo ha sido muy pequeño. ¿Pero por qué tenemos los humanos este tipo de reacciones? ¿Por qué hacemos cosas cuyo único fruto es la vergüenza del prójimo? ¿Por qué hacer sufrir a los demás sin otro beneficio que el sufrimiento?

Francamente, no lo sé. Entiendo al que busca el placer, al egoísta, al comodón. No entiendo como en algunos se destilan las amargas gotas de la bilis. Gota a gota.

No hay comentarios:

Publicar un comentario