martes, junio 29, 2010

Una de mis aficiones: el cine


Desde que llegué de España he empleado el tiempo durante la cena a fondo y puedo decir lo siguiente:

Chinatown, me dijeron que era muy buena, incluso un clásico. Su ritmo más que lento tan aburrido que ya desde el principio de la película perdí interés por saber quién era el asesino.

El Padrino, ésta sí que es muy buena. No importa que una escena los mafiosos se dediquen sólo a comer albóndigas de carne y spagheti, porque sabes que esa escena es parte de una gran película. Aun así yo cometo la herejía cinematográfica de decir que de la trilogía, la mejor es la última.

Casino, sin duda la mejor película sobre la mafia. Casino sí que es una de la grandes películas de la Historia. Incluso El Padrino no puede competir al lado de Casino. Ésta no la he visto ahora, la vi ya hace unos años. Esto es una exculpación, ya que el tiempo de la cena tampoco da para tanto.

Hermano sol, hermana luna: Esta película no pega mucho después de las tres anteriores. Es una mala película sobre un buen santo. Sentimentaloide de principio a fin. Me aburrió incluso a los veinte años, época en la que carecía de todo gusto crítico.

Un tranvia llamado deseo: Una gran película. Es, digámoslo así, todo lo contrario que Hermano sol y hermana luna, en todos los aspectos.
Muerte en Venecia: No es una gran película, pero Rex Harrison llena la pantalla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario