sábado, julio 03, 2010

Ay, Masiá, Masiá

En la foto, vemos a Faus, Masiá, Aguirre y Alegría fundando su comunidad de base.Aunque no veo ninguna boca de metro cerca, seguro que se llena.
Masiá, creo que la foto tuya y mía compartiendo sushi en Tokio, cada vez se aleja más. Creo que va a ser más fácil tomarme una foto echando un haz de leña encendida a una pira.¡Pero cómo se te ocurre decir lo de la diarrea!

Sabes que nadie llorará más que yo tu defenestración. Soy un escolástico, necesito una pars destruens. Mi forma de escribir precisa de un jugador al otro lado del tablero. Has sido egoista y no has pensado en mí al decir esas cosas sobre los pobres obispos. Ya me veo hablando al aire o dialogando con la pared.

Pero es que cómo se te ocurre decir esas cosas. No me extraña que tras enviarte a Japón, no comentara su eminencia: ¿no había algún lugar más lejano?

Pero ya sabes que te quiero. Tenemos posiciones teológicas distintas, pero quizá trabajando juntos en un mismo arciprestazgo nos llevaríamos muy bien.

Citas a Pablo VI y a San Francisco de Asís en tu último escrito. Podrías citar también a Santa Teresa de Jesús y a la Madre Teresa de Calcuta. Pero sabes que ellos no te hubieran apoyado. Acabas tu escrito con estas palabras: reafirmándome en comunión con usted in sinu matris Ecclesiae. ¿Oye, crees en la infalibidad del Romano Pontífice tal como se definió dogmáticamente en el Vaticano I?

Lo pregunto porque los buenos sentimientos, los abrazos y todo eso están muy bien. Pero al final o tenemos la misma fe, o no la tenemos. Mi pregunta es sencilla, y se responde con un SI o un NO. A estas alturas, la respuesta tuya ya me la conozco, una vida habla por ella. Y aun así te sigo queriendo, en serio.

Pero entonces queda claro que los problemas no son esas cosas de las que hablas en tu último escrito, que si miedo, involución y tal. Sino que son cosas de mucho más calado, cosas muchas más profundas. Cosas que afectan verdaderamente a la comunión de la que hablas. Y lo sabes, picaruelo. Que eres un pícaro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada