viernes, julio 02, 2010

El rumor


Hoy podría contaros la conversación que he tenido por la tarde con una persona que ha tenido una experiencia cercana a la muerte. El de hoy ha sido un relato verdaderamente memorable. Pero lo contaré otro día, merece un post por sí mismo.
También he hecho una visita al supermercado. Llevaba días sin probar el chocolate. Un extraño impulso me ha hecho llegar al supermercado. Ha sido como reencontrar a un viejo amigo. Además en ese sitio había tabletas con chocolate sabor naranja, trufa, mouse y mejor no sigo.

Hoy un trozo de una nueva película, no estrenada en España todavía, contra la Iglesia. ¿Pero qué les hemos hecho a los directores? Que nos dejen en paz. No voy a decir el título. Que se fastidie.

He sostenido un buen número de llamadas telefónicas. He descubierto que me gusta hablar por teléfono con las amistades. Eso de marcar unas teclas y charlar un rato, me gusta, sí. La tarifa plana ha sido uno de los más grandes inventos de la humanidad.

He seguido leyendo al escritor ruso que empecé ayer. En realidad, la palabra leer no es la más adecuada. Saqué el libro de la biblioteca, o mejor dicho, lo hice pedir a la red de bibliotecas que me lo encontró en otra ciudad. Pero después me di cuenta de que mis ojos estaban cansados de trabajar en el ordenador en mis libros. Así que me lo descargué por Internet y un programa se encarga de leérmelo en voz alta. Estamos en el siglo XXI. Todo lo que pasa del año 2000 ya es el futuro. Estamos en el futuro.
¿Quién se podía imaginar que en el futuro habría paellas, panderetas, fallas valencianas, rosario y que la misa en latín volvería? ¿Quién, eh?

No hay comentarios:

Publicar un comentario