martes, julio 06, 2010

He tomado atenta nota de sus informaciones II


Esta noche, después de la cena, he escuchado el Gloria in excelsis Deo de Bach, de Vivaldi, de Haendel y de otros autores menores. Sólo el Gloria, no otras obras. Me interesaba valorar, comparar, ponderar cómo había enfocado cada uno la traducción a música de un mismo texto, de una misma realidad, de un concepto.

Qué distinta sonaba la composición de un mismo autor, acelerando un poco el tempo. El vigor que ganaba, la energía que llenaba las mismas notas. En otras versiones, la misma obra podía ejecutarse con más contundencia o con más suavidad en alguna de sus partes.

Escuchar estas músicas, me ha llevado a comprender mejor algo de lo que hablaba en los pasados posts. Hay muchas formas de expresar la misma fe, muchos estilos, muchas distintas comprensiones del mismo misterio.

Pero por muy distintos que sean los gustos de los sentados en la primera fila, los abonados distinguen una distinta versión de una disonancia. Un estilo diverso no es lo mismo que una discordancia. La partitura puede ser muy larga y pletórica de voces diversas, pero el oído aguzado del público (no todos tienen el oído aguzado en el público) capta las discordancias. Y aquí no vale decir que he reinterpretado la partitura: una discordancia es una discordancia. La música puede ir por donde quiera, pero la nota falsa se percibe clara, contundente e innegable.

Y aquí retornamos a la eterna cuestión de quién decide qué es una nota que no tiene cabida en la partitura. Sea cual sea la respuesta de cada uno, no nos olvidemos que sería ingenuo negar a la Iglesia aquello que no se le niega a una orquesta sinfónica o incluso a una banda municipal.

Al final me quedé con cualquiera de los glorias de Bach. No podía ser de otra manera.

Ya lo dijo Goethe de él:
Al oír la música de Bach tengo la sensación de que la eterna armonía habla consigo misma, como debe haber sucedido en el seno de Dios poco antes de la cración del mundo.

Él, Bach, era luterano. Pero él sí que me hubiera comprendido cuando aquí he hablado del concepto de ortodoxia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada