viernes, agosto 13, 2010

Hoy es viernes


Como muy bien me ha indicado Cucky, la película Origen no es de Scorssese. Estas cosas pasan cuando escuchas una noticia de cine desde la mitad y no desde el principio.

Pero bueno a pesar de todo estoy contento. La dieta va haciendo su efecto. O mejor dicho, el hambre va haciendo su efecto.

Un kilo a la semana, ése es mi feliz propósito. Son muchos meses de pasta italiana, frente a un corto verano de ensalada española.

Aunque esto de la pasta italiana y el sedentarismo son excusas. Italia no tiene la culpa. Asumo toda la responsabilidad de haberme aprendido muy bien el camino hasta los dos supermercados más cercanos a mi residencia en Roma. No, no es la pasta, no. Es el cioccolato y unas galletitas muy ricas rellenas de crema de avellana.

Después, para salvar el tipo, siempre digo el rollito ese de la falta de ejercicio. Pero ahora voy a kilo por semana. Al final del verano estaré hecho un Lawrence Olivier del clero. En este momento lo importante es no meter las tentaciones dentro de casa. Y si las has metido no ceder a ellas. Y si cedes, no repetir. Y si repites, repetirte a ti mismo que es el último cuadradito de chocolate, aunque sea un chocolate con sabor a crema catalana que se funde en la boca creando una melodía de sabores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada