martes, agosto 31, 2010

La línea ascendente


Una amistad me lleva varios días insistiendo a que vayamos a ver Faunia. Yo ya le he dicho que cada vez que veo una tienda de animales, siempre me paro a ver a los cachorros, los hamsters, los perros de la pradera, los peces, las serpientes y todo lo que se mueve dentro de las vitrinas. Siempre me paro y disfruto. Pero los zoos nunca me han gustado. Nunca.

Al final le he medio asegurado que aceptaré la invitación al planetario. No sé por qué pero eso del planetario creo que no me va a gustar tampoco.

Además, estoy hacia el final del verano y ahora me ha entrado todo tipo de remordimientos por no haber acabado de revisar los escritos míos que me había propuesto revisar o acabar.

Al menos, he perdido cuatro kilos en los últimos cuarenta días. He hecho un gráfico, día a día, en el que se ven mis avances y mis retrocesos. El gráfico ha sido el gran medio para perder peso. Veía el gráfico y me decía: mañana esta línea tiene que bajar un poco. El gráfico era tan bonito que no quería estropearlo con una fea línea ascendente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada