miércoles, agosto 18, 2010

Un día da para mucho

Cosas que he hecho en el día.

Leí a Joachim Jeremias en una de sus obras hablando del Sermón de la Montaña: Hay cosas que tiene que decirlas un protestante. Si las digo yo, me llaman cosas feas. Pero si las dice él, alguien de su prestigio, es otra cosa.

Vi el mejor reportaje que haya visto en mi vida: Se llama I.O.U.S.A. Se puede ver en Internet, dura media hora. http://www.youtube.com/watch?v=O_TjBNjc9Bo

Escuché a Haendel: Concretamente escuché otra vez La llegada de la reina de Saba, la Música Acuática y algunas otras obras suyas. No creo que Haendel sufriera de depresión. Su música desborda alegría.

Me comí media caja de galletas: Concretamente cinco de las ocho que completan la caja standard de la marca Old Pepperidge Farm que es mi favorita. Esta caja fue un regalo. Mañana no espero menos de 300 gramos más en mi cuerpo.

Durante la oración de la mañana: Vi durante media hora La Pasión de Mel Gibson. Fue un visionado orante. Me apetecía hacer la oración de un modo distinto. Por la tarde, hice la oración en la catedral. Acabé haciendo una piadosa visita a la cripta donde guardan todas las reliquias de la catedral.

Durante la comida y la cena: Vi parte de María Estuardo de John Ford, un auténtico royo. Menos mal que en la biblioteca he pedido prestada Amelie. También me traje dos comics, uno de Blacksad y otro de Schuiten-Peeters.

Quiero acabar con una frase que no es mía: La única lección que podemos sacar de la Historia, es que la gente no aprende las lecciones de la Historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada