viernes, septiembre 24, 2010

El aeropuerto de Colombia

Justo antes de salir de Colombia, en el aeropuerto, me compré un libro de Umberto Eco. Un libro sobre las listas, las listas de cosas. Sólo alguien tan inteligente como él puede escribir una obra sobre un tema asi. El libro parece excelente. Lo leeré con tranquilidad.

Estuve a punto de comprar un libro de Manguel sobre Homero, otro de los autores de los que soy devoto. Su libro Una historia de la lectura es uno de los mejores libros que he leido en mi vida. Ese libro ha sido un continuo placer, pues lo releo y lo releo. Sólo hojearlo ya me produce placer. Y es que hay libros que son montañas.

El libro de Manguel no lo compré, al final me venció el espejismo del uso de la bibliotecas a las que tan aficionado soy. Una afición inversamente proporcional al gusto por dejar mi dinero en las librerías.

Lo que sí que me compré para comer en el avión, dada la hora, fueron dos Mc Pollo en un Mc Donalds. Quiero dejar constancia que la mayonesa o algo no estaba en buenas condiciones, dado que al llegar al hotel tuve que sentarme a ver qué hacía con mi diarrea. Y no comí nada más en todo el día. Así que si el director Mc Donalds en Colombia lee este post, espero que cuelgue del palo mayor al encargado de esa hamburguesería.

No hay comentarios:

Publicar un comentario