miércoles, septiembre 22, 2010

Un tesoro de la Iglesia

Mi viaje a Colombia ha resultado tan vigorizante para mi, como los tres anteriores. Vigorizante, porque nada me llena de mas entusiasmo por mi sacerdocio, nada me llena de mas fervor, que ver la fe sencilla, grandiosa, viva de la gente de este pais.

Siempre he vuelto a España con nuevo vigor, con el sacerdocio refrescado, con la ilusion renovada.

Y sobre todo, siempre me admira la fuerza de los grupos de laicos. En Colombia el apostolado que realizan los laicos es admirable. Un esfuerzo cargado de sacrificio, pues son muchos los que han entregado su vida entera al trabajo de hacer apostolado, dejando sus profesiones, embarcando a sus familias en proyectos de evangelizacion.

Le doy gracias al Señor por haber conocido la energia y vitalidad de tantos grupos que son un tesoro de la Iglesia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario