jueves, septiembre 23, 2010

Venezuela

Mañana marchare a Venezuela. El hecho de que las elecciones en ese pais esten tan cercanas, no es para mi un motivo de tranquilidad. Pero el viaje a Venezuela caia entre mi viaje a Colombia y Brasil. Asi que no hubo posibilidad de buscar fechas mas tranquilas.

En Colombia me han regalado cafe (logico) y chocolate (se nota que leen mi blog). El cafe lo agradece mi madre. A cambio a mi madre le escondo el chocolate. No quiero que ella engorde.

Pero lo que mas me llevo de Colombia, como siempre, son recuerdos. Recuerdos de los dias vividos, de la fe palpable que se vive en los macroeventos en los que la masa entera forma una sola oracion ante Dios, una oracion como un torrente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario