sábado, octubre 16, 2010

Fortea y el Vaticano


¿Sabéis lo que hice el pasado sábado? No os lo imagináis. ¡Recorrí el Estado Vaticano de arriba abajo! Sólo me faltó entrar en la ducha papal, pero poco más.
Resulta que el día anterior me llamó un buen amigo y me dijo: ¿quieres visitar los Jardines Vaticanos? Cómo es lógico se trataba de una pregunta retórica, por supuesto que quería visitar esos jardines que había visitado alguna vez a treinta kilómetros de distancia desde el satélite de Google Map.

Así que al día siguiente allí estuve, junto al obelisco de la Plaza San Pedro a la hora fijada. Durante unos veinte minutos tuve la sensación de que el amigo que me llamó se había equivocado de hora, porque por allí no apareció nadie, y yo no llevo móvil fuera de España.

Pero veinte minutos después y cuando ya iba por la mitad del Oficio de Lecturas, apareció el que acompañaba a mi amigo. Resulta que estaba buscando dónde aparcar. Después ya llegó el pequeño grupo de españoles, cinco personas. Como ellos iban a visitar primero la cripta y después la Basílica, les dije que les esperaba haciendo un rato de oración en la Capilla de San José, la capílla donde está el sagrario en San Pedro del Vaticano.

Sea dicho de paso, cuando entré saludé a monseñor Blazquez. Me hizo ilusión. Porque, aunque apenas conozco nada de él, siempre me ha parecido una buena persona.
Después vi que habían cortado al paso del público la zona circundante al Altar de la Confesión. Resulta que estaba de visita el Presidente de Polonia. Yo le vi por detrás, rodeado de guardaespaldas y de un séquito de acompañantes.
Yo me quedé haciendo la oración en la capilla del San José.

(Seguirá mañana)

No hay comentarios:

Publicar un comentario