jueves, octubre 21, 2010

Hoy ha sido un buen día


Muchas gracias a Rocío, la buena amistad que desde Nueva York que me ha enviado como regalo de cumpleaños un Mazinger Z de tamaño mediano con todos sus complementos. Honestamente, era la última cosa que me esperaba encontrar en un paquete.

Muchas gracias a Evelyn, otra persona de Estados Unidos, que me envió varios libros. Desgraciadamente el agente de aduanas no se convenció de que fuera un regalo y pasó por la sección de pago de impuestos.

Muchas gracias a mi médico favorita de Madrid que siempre me regala cosas todo el año como si viviera en un cumpleaños continuo.

Muchas gracias a todo el grupo de amigos que este verano ha compartido conmigo tantas cenas en el campo y en casa. Han sido muy buenos momentos. Quizá éste haya sido el año en que más he sentido la suave y agradable brisa de la amistad.

Muchas gracias a todos los que estáis ahí, en algún lugar del mundo. Por vosotros escribo.
Ah, gracias a Hollhoper que hoy me ha enviado un interesantísimo artículo que incluiré en mi tesis.

Por si fuera poco, hoy he ido a una tienda del Vaticano y al darme unas monedas me las han dado con la efigie del Papa, son euros del Vaticano. Bueno en este caso céntimo.

Le doy gracias a Dios por todo. Todo me va saliendo bien. Dios me bendice. Cada día es un día agradable. Cada jornada es un gozo. Me gusta mi trabajo, me complazco mi descanso. La vida está resultado bella y buena conmigo. Mentiría si dijera otra cosa. Vivo en una bella ciudad, en un bello edificio, mi trabajo me encanta: Dios es bueno conmigo.

Pero tampoco penséis que todo el monte es orégano. Hoy todo ha salido bien, pero quizá mañana tenga que decir algunas palabras sobre la mala señal de Internet en el collegio, o que he engordado medio kilo, o desdichas similares.

No hay comentarios:

Publicar un comentario