sábado, octubre 09, 2010

La relación entre Borges y el Nobel


Borges obtuvo algo más grande que el reconocimiento del Nobel, la admiración de todos los que han ganado el Nobel. Todos los Nobel de Literatura hubieran deseado ser Borges. Todos hubieran cambiado el Nobel por las diez páginas de la Biblioteca de Babel.

El Nobel se consigue por votos. Las breves páginas que componen la Biblioteca de Babel o La Casa de Asterión no se consiguen por votos. Su conferencia sobre la ceguera, sus reflexiones sobre los colores vistos desde la ceguera, valen más que la obra literaria de una vida entera de algunos Nobel.

Por si esto fuera poco, Borges con su tranquilidad, con su falta de ambición, con sus comentarios corteses, se hizo el mayor homenaje a sí mismo.

Los jueces coronan cada año a un Nobel de Literatura. Los Nobel de Literatura, todos juntos, han coronado a Borges.

La vida de ese escritor (su vida, no sus páginas) es todo un canto a un trabajo dedicado a la calidad, a la suprema perfección del arte de escribir/pensar. Ninguna concesión a aquello que para otros escritores constituye su pan de cada día: la obra comercial sin pasión. He dicho antes que una cosa era su vida y otra sus páginas. Pero en su caso lectura/vida/escritura se identifican.

No hay comentarios:

Publicar un comentario