miércoles, octubre 27, 2010

Más pretérito

Aquí estoy yo escribiendo mi post en una mesa del comedor. Detrás de mí hay una interesante discusión entre una decena de residentes y el rector. El tema: si se continúa celebrando la misa en latín una vez al mes o no. Se hizo una votación y hubo una total división de opiniones con una gran mayoría de abstenciones. Yo estoy escribiendo este post, de vez en cuando me vuelvo y digo alguna cosa. Pero en la discusión esencial no intervengo. Cuarenta años de edad me han enseñado a no meterme en cuestiones que ni me van ni me vienen.

Yo rezo el breviario en latín, y cuando celebro misa privada lo hago siempre en esa misma lengua. Pero respecto a este asunto soy bastante indiferente. El comedor está vacío, sólo el corro de la gentil discusión está de pie en un extremo de la amplia sala. Yo estoy sentado escribiendo, de tanto en tanto me vuelvo.

Ahora habla el sacerdote de Galilea. Nos dice que la misa en su rito, el melquita, se celebra la misa sólo una vez a la semana, aunque dura varias horas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario