lunes, diciembre 27, 2010

El juez Garzón y la Navidad

Al llegar a España una de las cosas que he visto en la televisión es la cara cada vez más mofletuda del juez Garzón concediendo una entrevista. La típica entrevista de Gabilondo, complaciente con los suyos, entrevista de amigo, haciéndole las preguntas que le haría no un buen entrevistador sino su mismísima madre. El juez, como es lógico, no respondía ninguna pregunta, se limitaba a repetir un discurso bien aprendido cuyo tema principal se puede resumir en soy inocente, qué malo es que te cojan manía. De vez en cuando añadía que lo que se estaba juzgando no era su culpabilidad sino la independencia del poder judicial y mandangas por el estilo.

El caso del juez Garzón da para muchos post, me los ahorro. Garzón ha atacado a la Iglesia Católica de forma despiadada con la palabra, a través de los cursos de verano (muy bien) pagados por nuestros archiamigos del gobierno. Las cosas que dijo de la Iglesia son tan viles que no me voy a molestar en repetirlas. Ahora este otorgador de condenas y absoluciones que nos atacó se sienta en el banquillo de los acusados.

Menuda cara decir que lo que se juzga es la independencia del poder judicial, cuando lo único que está en cuestión es que le han pillado con las manos en la masa.

El juez tenía tan clara su inocencia que no dudaba que los jueces que le estaban juzgando iban a condenarle poco menos que por unanimidad. Pero él estaba bien tranquilo. Hoy mismo he oído en las noticias de la televisión que en España si la policía te pilla habiendo robado tres carteras, por fin podrás pasar un fin de semana en prisión.

Alguien se preguntará, ¿pero es que antes no era así? Mejor corramos un tupido velo, pero la respuesta es no. Lo del fin de semana no es un recurso literario. Si te pillan con tres carteras robadas, pasarás dos días en prisión tras la detención. Dos días, no tres.

Pero la culpa de todo esto la tienen los políticos. Si este post lo está leyendo alguna madre, le aconsejo que encauce a su hijo hacia la política. Es la mejor industria del país, no importa en que país esté leyendo este blog. Y encima es perfectamente legal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada