sábado, diciembre 25, 2010

Navidad hogareña y zaragozana

El dulce día de Navidad ha pasado. Estamos en el salón de casa. Mis padres viendo un reportaje del Canal Viajar. Yo escribiendo el post. Fuera hace un frío invernal muy propio de este tiempo. Hace tanto frío y un viento tan gélido que incluso al mediodía resultaba muy incómodo pasear. He concelebrado por la mañana en la misa de la catedral de Zaragoza. Tras la misa un agradable encuentro con los canónigos en la sala capitular.

Mi madre ayer se empeñó en comprarme dos pares de zapatos. El primer par era comprensible, los que llevaba habían recorrido ya demasiado mundo. Las telas interiores estaban ya desgastadas por todas partes. Me ha costado despegarme de ellos, eran tan cómodos. Seguían siendo cómodos, pero les quedaba poco tiempo de servicio. Si los hubiera mantenido, lo que hubiera ahorrado en zapatos lo hubiera gastado en calcetines. Así que había llegado la hora del adiós.

Pero el segundo par fue una idea que se le metió a mi madre en la cabeza. Decía que a ella le habían dado muy buen resultado unos zapatos especiales llamados MBT, que dice que van muy bien para las articulaciones, los músculos y la columna, porque tienen una suela arqueada en la que los pies se balancean. Mi progenitora se ha empeñado en que toda la familia lleve estos zapatos. Yo he sido simplemente la siguiente víctima. Ya veremos que resultado me dan, pero no me muestro muy optimista, son muy extraños. Ay, con lo cómodos que eran los viejos.
Lo que sí que reconozco es que mi madre ha mejorado sustancialmente sus capacidades culinarias. Tanto Canal Cocina y tantos programas de Arguiñano comienzan a producir sus frutos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario