jueves, diciembre 09, 2010

Wikileaks

Otra cosa que me ha parecido muy mal de la actualidad de los últimos días, es todo ese rollo de Wikileaks. Me parece inmoral que alguien pueda volcar en la Red unos documentos que no son suyos, y que el propietario se tenga que quedar sin poder hacer nada.

La Ley Internacional tiene que amparar al legítimo dueño. Eso no es libertad de expresión, es un robo puro y duro.

Aprovecho para afirmar una vez más, que no es cierto lo que ha dicho Wikileaks de que yo estoy tomando Proriclueterdrextaniclina para ver si me vuelve a salir pelo en la calva. Eso es completamente falso. Es un desierto y allí no volverá a crecer nada.

Pero el telegrama del embajador de Estados Unidos ante la Santa Sede comunicando que nos había visto a Faus, Masiá, Boff, a F.J.G. de la Cicogna y a mí, tomándonos una pizza aquí en Roma, ése dichoso telegrama sí que es cierto. Lo que nunca me imaginé era que a los postres Masiá iba a ponerse a bailar sobre la mesa y eso iba a ser fotografiado, mientras yo le animaba dando palmadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario