domingo, enero 23, 2011

Benito Mussolini: el Constructor del Porvenir y el Fundador de Ciudades

Hoy, tras la cena, he visto una hora de un reportaje sobre la propaganda de la época de Mussolini. El reportaje continuaba, así que proseguiré mañana tras la comida. Los periodistas de la época, las voces en off de los noticieros oficiales, los aduladores de profesión le pusieron muchos sobrenombres y adjetivos a Benito, algunos asaz curiosos.

(No los he puesto todos con mayúscula, porque a veces eran calificativos en una frase en la que iban unidos a un sustantivo, y otrás sí que eran sobrenombres. Por la misma razón no los he puesto todos con artículo.)

La lista es la siguiente: moralista, educador, nuevo superador de César y Napoleón, dinamo humana, genio, gigante, jurista, economista de la revolución, dominador de la Filosofía, escritor, poeta, filósofo, linguista, deportivo, aviador, piloto del pensamiento, Banquero de la Nación, artista, agricultor, músico, héroe del universo, émulo de San Francisco, Columna del Mundo, constructor del porvenir, guerrero, el fundador de ciudades.

Yo me quedo, por supuesto, con Dinamo Humana, Héroe del Universo y Guerrero del Antifaz. Bueno, este último es de mi cosecha.

Cuando veía el reportaje, reflexionaba en el hecho de que las fantasías de ese actor provocaron la muerte de 400.000 italianos. Cuando veo las imágenes de la Plaza Venecia llena a reventar de masas que le aclamaban, me imagino unas cien plazas como ésa llenas de cadáveres.

He calculado, grosso modo, que esa plaza es más del doble que la Plaza de San Jaume de Barcelona, que es de la plaza de la que he leído un análisis de cómo calcular la gente que hay en una manifestación. Pero después el resultado casi hay que doblarlo. Porque los cuerpos extendidos sobre una plaza ocuparían más del doble de espacio que esas personas de pie.
Si la gente que le aclamaba como héroe, hubiera tenido una visión divina, profética, de las cien plazas llenas de cadáveres, hubieran quedado horrorizados.

Qué cosa tan espantosa son las dictaduras. Los políticos, los pueblos, los intelectuales, deberían mimar las libertades. Qué poco respeto existe hacia la defensa de ese tesoro que es la libertad. Decisiones administrativas, leyes, jueces, funcionarios sin escrúpulos, decisiones inconfesables de hombres poderosos y de representantes públicos, tantas y tantas cosas que atentan un poco contra ese tesoro, y que muchas veces nunca aparecerán en los medios de comunicación. O si aparecen, lo harán como otro asunto deplorable, menor e inevitable.

Tenemos que tener cuidado con las dinamos humanas, con los partidos (todos), con fiscales desconocidos (estos sí, con antifaz), con la prostitución periodística. Pero más cuidado tenemos que tener con el silencio de los corderos.

2 comentarios:

  1. Anónimo8:57 p. m.

    Mussolini por supuesto es criticable hay fundamentos racionales para ello. ¿Pero qué gobernante a lo largo de 5000 años no puede serlo con la misma o mayor intensidad, se trate de Chinos, Babilónicos, Persas, Griegos, Egipcios, Romanos, Cristiano-Medievales, europeos del barroco, Ilustrados, liberales nacionalistas, demócratas.....NO SIMPLIFIQUEMOS BÁRBAREMENTE LA HISTGORIA PARA CAER EN EL SATANISMO DE LA ENTRONIZACIÓN DE LA IGNORANCIA

    ResponderEliminar
  2. Anónimo9:40 a. m.

    Excellent post. I was checking continuously this weblog and I'm inspired! Extremely useful information particularly the remaining section :) I take care of such info a lot. I was seeking this certain information for a long time. Thank you and best of luck.

    Have a look at my web site; new cellulite treatment

    ResponderEliminar