martes, enero 04, 2011

La pasión por el peligro


Hoy después de la cena he estado un rato viendo algunos videos en youtube, algunos vídeos de cómo hay gente a la que le gusta ponerse en peligro. Siempre hay gente que agarra serpientes venenosas con la mano sin ninguna necesidad. Es curiosa la fascinación por el peligro que sienten algunos congéneres míos. Es como si el peligro les hipnotizara.

El veneno de esas serpientes no sólo no es algo que les aleja de ellas, sino que les atrae. Juegan con ellas, vuelven a intentar agarrarlas, se alejan y se acercan en una especie de baile mortal. Hay muchos modos de jugarse la vida con ellas. El modo depende de cada sujeto, o más bien de su poca sensatez.

Es como si vieran un agujero profundo, negro, sin fondo, y desearan ponerse cuanto más al borde mejor. Algo incomprensible. La vida por un momento de emoción. Normalmente no es la vida lo que pierden, pero las consecuencias de una mordedura no son ninguna tontería.
Otra cosa, para mí interesantísima (ya lo comenté en otros posts) es el tema de las iglesias del sur de Estados Unidos que cogen serpientes con las manos como acto de fe. Basta en youtube poner snake handling para ver infinidad de vídeos. Estos pentecostales lo hacen como un acto de suprema fe en las palabras de Cristo. Es un tema sobre el que llevo leyendo desde hace años. Me parece apasionante como tema de estudio.

Mi opinión sobre los snakeholders es que lo hacen con buena fe, pero que no debemos ponernos en peligro. Podemos verlo en video, más no es algo para que se extienda. Ellos son como Simeon Estagirita que vivió en lo alto de una columna, es decir, una excepción. Pero ellos lo hacen sin buscar nada terreno, sólo probar la veracidad de la Palabra de Dios, y las serpientes no les muerden. Algo impresionante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario