sábado, enero 08, 2011

Los Legionarios de Cristo IV: La confianza de los miembros en la propia congregación

A ningún fraile se le obliga a confiar en una orden religiosa. Tampoco a ningún legionario se le obliga a confiar en sus superiores. Con que obedezca cumple lo mínimo.

La desconfianza, a veces, nace de la inteligencia. La inteligencia percibe cosas y deduce que no puede confiar. Pero muchas otras veces la sospecha, la desconfianza, son siembra siniestra del Maligno. Del Tentador que extiende la maledicencia a través de los pecados de la lengua.

Aquellos legionarios que queden anclados en el tiempo preterito, que miren una y otra vez sólo y exclusivamente los errores del pasado, no avanzarán, no vivirán felices.

A nadie se le obliga a tener confianza, pero sembrar la desconfianza es un pecado: en una congregación, en una parroquia, en una familia.

Para mayor comodidad, todos los post sobre los Legionarios de Cristo están reunidos en este link
http://loslegionariosdecristo.blogspot.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario